jueves, agosto 25, 2005

...Y los grandes perdieron el respeto

Uno, soñador que es, ya se imaginaba a Pablo Aimar o el futuro crack Lionel Messi corriendo por el prado de Las Gaunas. O, quién sabe, incluso a Ronaldinho. Tampoco descartaba entre mis pensamientos oníricos a Román Riquelme, Tamudo o el eterno enemigo Osasuna. Por mi cabeza no pasaba el Levante, que también parecía entrar en el bombo. Y es que el Logroñés Club de Fútbol se había clasificado el domingo para treintaidosavos de final de la Copa del Rey. Barça, Espanyol, Zaragoza, Osasuna, Valencia y Villarreal eran los posibles rivales para el arranque de este 'nuevo' club. Claro, al Logroñés CF ya estoy harto de verlo todo el verano y el fútbol riojano tiene un color tan desagradable, que ver un Primera era un oasis en medio de tanta desgracia.
Pero no. Al ser superior que reina por encima del bien y del mal en el Bernabéu no le gustaba que su equipo cayera eliminado en Alcalá de Henares, por ejemplo. Al calmado y falso prudente Laporta no le ponía que sus Messis y Ronaldinhos fueran echados de la Copa por un equipo que apenas cuenta con 600 socios. No les gusta. A Gaspart, vice de la Federación Española, la Copa de su Majestad se la trae al pairo, porque su todopodero$o Sant Andreu no está ni clasificado. Así que Liga de Fútbol Profesional y Federación Española de Fútbol se reunieron para hacer las paces. En medio, barbado él, se sentó Lissavetzky, cual profe de parbulario. A los de Villar y Gaspart poco les cuesta bajarse los pantalones. Máxime ante seres superiores y presidents.
Barça y Madrid, me dicen, defendieron lo suyo. Claro, estoy de acuerdo. Lo suyo es lo suyo, los eurillos. Y sus cracks, que igual se manchan si van a ciudades pequeñas. Explícale tú al culto de Beckham qué es Logroño y Las Gaunas. Aimar sí lo sabe, todos nos preguntamos alguna vez si era familia del gran Carlos Aimar que tantas alegrías nos dio a los aficionados del Club Deportivo Logroñés. A Pablito también le llegó esa pregunta y por eso sabe de qué va lo de Las Gaunas y Logroño.
Todo esto es una pena, porque no refleja nada más que el desprecio de los grandes por el fútbol. Para ellos, este deporte sólo se juega en grandes estadios. Para nosotros, eso, el Bernabéu, el Nou Camp o Mestalla sólo son retazos de unos recuerdos que cada día desempolvamos con más frecuencia. Pero tenemos nuestro fútbol. Sea bueno o sea malo. Modesto, pero fútbol. Tanto respeto merecen Las Gaunas y el Logroñés Club de Fútbol o el Club Deportivo Logroñés como el Bernabéu y el Real Madrid. El único osasis, la única forma de que Carrusel volviese a cantar aquello que da título a este blog, se ha esfumado.
Seguiremos en Las Gaunas, viendo a nuestros dos logroñeses, que los tenemos a pares. Chulos que somos. Quizá, algún día, el Madrid o el Barça vuelvan a Las Gaunas y se oiga en los transistores "gol en Las Gaunas". Ojalá, y ahora más que nunca, que sea del Logroñés. Mientras, los grandes tendrán sus títulos, sus millones y sus galácticos, pero carecerán de algo que aquí hemos aprendido a base de palos: humildad. Nuestros jugadores no se despeinan por ir a pueblos, pueblitos y barrios. Eso es fútbol. El resto, espectáculo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Iñiguez, espero que partidos como el de ayer del Berceo-Villegas te demuestren que el fútbol riojano no te va a dar tantas alegrías como esperas. Un sufrido compañero.

J.L. García Íñiguez dijo...

¡Carajo! ¿Y qué compañero eres?
Saber que tengo un lector me obliga a tener el blog más actualizado...
No desistiré con el fútbol riojano, a pesar de todo tiene su encanto.
Saludos y gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

Pues uno de los dos que sufrió ese partido, del único periódico que no es de grupo Vocento. Vamos, que más pistas no te doy, porque lo tienes todo. Ayer, buscando al Fundación por internet, me apareció tu otro blog y de ahí al gol en las gaunas hay sólo un paso. Te seguiré leyendo, así que no vaguees y actualiza el blog, que ya vale de dedicar todo tu tiempo al diario La Rioja. Un saludo,
P.R.J.