jueves, octubre 27, 2005

En un barrio de Logroño...


Desde el año 2.000 podemos decir que el fútbol riojano vive sumergido en una crisis de la que parece difícil salir. El histórico CD Logroñés vive enterrado en Tercera -aunque con posibilidades reales y claras de subir-, mientras que el nuevo Logroñés Club de Fútbol milita en Segunda B luchando por ser el referente del fútbol de la tierra del vino.
Lo cierto es que ninguno de los dos puede sacar pecho. Mientras la situación actual del histórico es elogiable en lo deportivo, su gestión económica y social es demasiado inestable. El ceefe, como se le conoce al recién llegado, tiene en su haber una buena gestión económica, basada en la seriedad, pero los resultados no acompañan. Sin embargo, hay un equipo que puede hacer que el fútbol riojano se medio oiga a nivel nacional. El Juvenil División de Honor del Club Deportivo Varea es ahora mismo segundo en el segundo grupo de dicha categoría. El diario Noticias de La Rioja explica el éxito que supone para este conjunto -filial del Logroñés CF, dicho sea de paso- por el que nadie, a priori, auguraba los buenos resultados cosechados en este arranque de la temporada.
El CD Varea es un equipo fundado en 1967 en un humilde barrio logroñés poblado por numerosas huertas. Su presidente, Ángel Aguado, ha apostado muy en serio por su equipo, pensando en el beneficio para el fútbol riojano. La apuesta parece haber sido acertada. El División de Honor jugó por primera vez el pasado año, tras lograr el ascenso con jugadores, casi todos ellos, de la extinta cantera del CD Logroñés. En la última temporada logró meritoriamente la salvación con un equipo formado por lo mejor de los juveniles riojanos. Pero, a la mayoría les llegó la hora de jugar en categoría senior, por lo que el grupo parecía diluirse.
Pese a todo, este año el conjunto arlequinado arrancó con una nueva hornada de jóvenes jugadores que todo el mundo miraba con desconfianza: la anterior generación había marcado. El fútbol tiene estas cosas, y el renovado equipo del barrio logroñés está siendo el mejor equipo riojano de todas las categorías. Milita junto a la flor y nata de los juveniles del norte del país y es segundo, tan sólo habiendo cosechado una derrota, ante el líder Osasuna.
Quizá, esto sea un primer paso para que el anquilosado balompié de La Rioja salga del atasco. A no ser que mañana tengamos que ver a estos jugadores en otros equipos por la falta de un referente en el fútbol de casa. Casos hay, como el de David López, jugador de Osasuna en Primera División, que tuvo que abandonar Logroño porque no había un equipo de garantías en el que continuar su carrera. Ojalá no sea así y mañana podamos ver a estos chavales que pasean el nombre de La Rioja vestidos con la camiseta del equipo de su ciudad.

No hay comentarios: