lunes, noviembre 21, 2005

Zizou no ha muerto


Interesante el análisis que hacen en Notas de fútbol sobre la decadencia de Zinedine Zidane. Su desgaste físico es palpable, pero me parece más preocupante el empeño de Luxemburgo, quien puso a Zidane ante el Barça, pese a que el genio francés salía de una etapa de lesión-descanso. El técnico brasileño se curó en salud, cargando toda la responsabilidad al jugador e incluso no se atrevió a retirarlo del rectángulo de juego pese al lamentable partido que estaba haciendo.
En Notas de fútbol envían directamente a Zidane a la Historia y lo apartan del presente. Discrepo, puesto que no creo que el momento actual del capitán galo sea culpa de su edad. El jugador más grande que mis 21 años me han permitido ver en directo no está acabado. Yo le veo desengañado con un proyecto en el que creyó tanto como su presidente. Observo la decepción de Zidane al ver como el equipo para el que irremediablemente nació se traiciona una y otra vez a sí mismo. Por eso -y por el Mundial- creo que ha vuelto a la selección francesa. Ha perdido la ilusión en la misma medida que la credibilidad de Florentino Pérez se ha ido diluyendo en sus errores.
Zidane nunca necesitó unos pulmones estratosféricos para jugar al fútbol, aunque cualquier problema le hace sentir incómodo sobre el césped. Ahora, el problema es muy grande. Tanto su equipo como él deben reencontrarse. Uno para ser fiel a su Historia y el otro para, entonces sí, pasar definitivamente a la Historia.
Zizou es un grande a la altura de los Cruyff o Maradona y creo firmemente en su recuperación. Le queda esta temporada y un Mundial para levantarse y levantarnos a todos de los asientos. Por última vez. Por una última ruleta.

1 comentario:

probertoj dijo...

Zizou no, pero George Best, uno de mis ídolos, está al borde. Hoy también te robo un trocito de fútbol -muy triste- para meterlo en mi blog. Un saludo, campeón