domingo, diciembre 04, 2005

El coliseo blanco

No les falta razón a quienes hablan del Bernabéu como del coliseo. Es cierto. El estadio madridista es, ahora, una vieja ruina de lo que fue, al que los turistas se acercan para contemplar los restos de un antiguo imperio. Eso es lo que ha conseguido Florentino. Ahora bien, el fútbol va al margen de la historia mundial, y los imperios duran tan poco que necesitan unos meses para volver a ser levantados. Si no, corre el riesgo de ser el Circo Romano, del que sólo queda la forma de lo que fue en la capital italiana, sin que nadie pueda remediarlo.

1 comentario:

probertoj dijo...

Bueno, la forma y una pequeña piedra en medio es lo que ha dejado el circo romano. Y no te quepa duda, Íñiguez,de que si el Madrid acaba reducido a nada, Florentino será algo más que la piedra visible de la ruina. Porque tonto, lo que se dice tonto, no parece...