viernes, diciembre 16, 2005

Nos vamos a las islas


El sorteo de Champions League ha querido que los tres equipos españoles tengan que viajar hasta tierras británicas. Los primeros en hacerlo serán Villarreal y Barcelona, para medirse a Glasgow Rangers y Chelsea, respectivamente, y ya en la vuelta el Real Madrid irá a Londres para jugar ante el Arsenal de Wenger.
El principal obstáculo para los blancos será el factor campo, puesto que jugará la ida en casa y la vuelta en la capital inglesa. Más allá del condicionante externo, en el césped estará Henry, sin duda el gran peligro para los de López Caro. El resto del equipo no parece estar rindiendo a la altura que nos tenía acostumbrados y, aunque no está tan mal como el United, ha cedido el reinado de la Premier al Chelsea.
Los de Mourinho serán el rival del Barça en una eliminatoria con mucho morbo. A todos nos vendrá a la memoria lo sucedido hace un año. Para febrero el Chelsea seguramente esté mejor que ahora y me resulta complicado destacar un peligro de los millonarios ingleses. Lampard, Drogba, Terry, Joe Cole... Sin embargo, el Barcelona hace mejor fútbol y sus hombres dan el mismo miedo: Ronaldinho, Etoo, Deco, Messi... Este será uno de los grandes duelos entre dos grandes aspirantes y líderes de, exceptuando el Calcio, las dos mejores ligas de Europa.
Novato en la gran competición europea es el Villarreal, que viajará hasta Glasgow -ciudad de gran recuerdo para el madridismo- para medirse ante el mejor de los enemigos que podían tocar. En este caso, las manos inocentes de la UEFA han traído suerte para los de Castellón. Sin embargo, no deben relajarse ya que podrían pagar su condición de novatos. El zurdo Lovenkrands es el principal peligro de un equipo que, a priori, debería caer ante el submarino amarillo.

Grandes duelos
Uno de los duelos más interesantes de estos octavos enfrentará a Olympique de Lyon y PSV. Dos rivales con poco nombre pero que se han ganado el respeto de toda Europa. Fútbol rápido y de calidad están asegurados.
Milan y Bayern de Múnich se verán las caras en un cruce entre históricos. Veremos la verdadera medida de ambos y ojo al ambiente que se vivirá en Alemania. El nuevo estadio muniqués es una olla a presión. Sin embargo, el Milan cuenta con San Siro. Gran eliminatoria, sí señor.
Ajax e Inter, también dos históricos, será el emparejamiento de los estilos opuestos. Los holandeses continúan fieles a su filosofía, con un cuadro muy joven y fútbol ofensivo, y el Inter, un equipo envejecido y que por momentos se pregunta a qué juega.
Al Liverpool de Benítez le ha tocado un equipo en teoría fácil: el Benfica. Los portugueses eran las grandes marías del sorteo y el campeón de Europa ha tenido la suerte de cara. Ojo porque el spanish Liverpool es un equipo en alza.
Capello a estas horas estará relajado. Se sabe superior al Bremen. Los alemanes son capaces de lo mejor y de lo peor. Pero ante la Juve sólo vale ser capaz de lo mejor.
En fin, que el sorteo nos ha dejado encuentros bonitos, algunos de ellos para la historia. Los españoles han tenido casi lo que pedían. El Barça quería al Chelsea para vengarse; el Madrid estará contento con un rival inglés -que no se le dan mal- y que no está en su mejor momento; y el Villarreal, nuevo en estas aventuras, no puede quejarse del rival, puesto que es el más flojo. La pregunta que nos hacemos en España y la que se hará buena parte de Europa es cómo estará el Real Madrid en febrero. Sólo el tiempo y Henry nos darán la respuesta.

No hay comentarios: