lunes, diciembre 19, 2005

Roberto Carlos está acabado


Hubo quien se aventuró hace no demasiado a señalar a Zidane como paradigma del futbolista acabado, envejecido y en el final de su carrera. Pero, nadie se hace la misma pregunta sobre Roberto Carlos, quien lleva varias temporadas a un nivel desastroso y muy perjudicial para su equipo.
Si Roberto Carlos sube, ya no baja. Deja vendido y descompensado a su equipo. Muy atrás quedaron aquellas galopadas por el carril zurdo tras las que venía la correspondiente carrera para volver. Si antaño era un jugador que cubría su limitación defensiva a base de velocidad, el basileño ahora ya no es capaz de eso y para detener a jugadores superiores a él necesita hacer entradas excesivas, como la de ayer a Valdo.
Sus cañonazos de falta están a años luz de los que nos sorprendieron en sus primeros años como madridista. Cada lanzamiento de Roberto es un insulto a Zidane (magnífica su técnica en el disparo) o incluso a Beckham (que logra que la pelota salga, al menos, cerca de la portería). Los espectadores y las barreras deben de estar hartas de sus supuestas bombas inteligentes.
Quizá lo peor es que pierde balones importantes. Pases fáciles en el centro del campo o presuntos pases en largo que no llegan a su destinatario. Roberto Carlos lleva ya demasiadas temporadas sumando defectos y restando virtudes, pero tanto el público como la prensa parecen pasarlo por alto.
Hablan de sistema desequilibrado, de jugadores que no rinden. Nos mencionan a Ronaldo, Robinho o Baptista cuando el principal lunar del juego blanco está en su defensa. Si no que se lo digan a los sufridos centrales o a Sergio Ramos. Recuerden a Samuel y cómo el argentino era vendido constantemente por el simpático Roberto. Además, lo último que le quedaba, ha caído en las marrullerías, las provocaciones. Lo único que ha ido perfeccionando con el paso de los años. La mejor noticia para el Bernabéu es que sean ciertas las especulaciones y el lateral se mude a Qatar y deje la puerta abierta para Ashley Cole.

1 comentario:

pululante dijo...

Está claro que una vez perdido su físico se ha notado su mala calidad defensiva.

Creo que quizá había que haberlo probado como interior izquierdo con un lateral que defendiera bien ese espacio. Creo que con Gordillo se hizo lo mismo. Ahora ya es tarde para ese cambio de posición.

Y siempre me pareció increíble que con la cantidad de lanzadores de falta de calidad (Zidane, Figo y Beckham), las pocas faltas casi siempre las tirara Roberto Carlos. Ese aspecto nunca lo ha aprovechado bien el Madrid, ni para provocar más faltas ni para lanzarlas.