martes, febrero 28, 2006

La lista negra del equipo blanco

Éstos son, a mi juicio, los jugadores que debrían estar en la hipotética lista negra del nuevo presidente del Real Madrid, Fernando Martín:

- Roberto Carlos: Los 33 años que cumplirá en el próximo abril son muchos para el que fuera mejor lateral zurdo del mundo. Lleva tres temporadas sin ser ni siquiera la sombra de lo que fue y sus galopadas pertenecen a la memoria colectiva, pero no al presente. Se ha convertido en un tumor dentro del vestuario y pseudo líder de la camarilla de los brasileños. A priori, parecería lo contrario, pero les vendría bien a los jóvenes canarinhos (Cicinho y Robinho) que Roberto se marchase. Su frase de ayer ("Me da igual la dimisión de Florentino") será, muy probablemente, lapidaria.

- Baptista: Jugador joven por el que aún se puede pescar algún millón. No está rindiendo y sobre el terreno de juego es más un estorbo que un jugador válido para el esquema. No ha funcionado ni como sustituto de Ronaldo, ni en la media supliendo a Guti o Zidane. Su rendimiento, muy por debajo de lo esperado, debe abrirle la puerta de salida del Real Madrid.

- Míchel Salgado: Razones de edad deberían empujar al gallego fuera de la casa blanca. Cicinho le ha superado y su desparpajo y juventud presagian que hay lateral derecho para largo. Además, se cuenta con un suplente medianamente digno. Lo mejor para Salgado, correctísimo y sacrificado hasta el momento, es que tenga un adiós digno, antes de morir en el arrinconamiento del banquillo o la grada.

- Iván Helguera: Un caso similar al de Salgado. Su rendimiento ha descendido de forma alarmante en la última temporada y ha recuperado algunos vicios que nos recuerdan al peor Fernando Hierro. Hasta junio, quizá sería aprovechable en el medio campo, visto el embrutecimiento de la media con Gravesen. Eso sí, la salida del cántabro debería estar cubierta con la llegada de un central de garantías que alterne la titularidad con Woodgate, el hombre de los dos partidos seguidos.

- Gravesen: 30 años cumplirá 'El Ogro' en marzo. En el Madrid juega fuera de sitio, apenas da salida al balón y corta el juego a base de brusquedades. El equipo blanco necesita un buen destructor-constructor, al estilo Redondo, de los que quedan pocos, pero hay. Gravesen es un tipo entrañable, cierto, pero no da la talla para un equipo que aspira a todo.

- Ronaldo: Su enfrentamiento con Raúl le está echando del Real Madrid, sólo es un anticipo. Entre el capitán y Ronie, la afición y el club en sí optarán por la salida del nueve brasileño. Su lamentable estado de forma y su cercanía a la treintena son dos razones de peso, nunca mejor dicho, para que abandone. Ronaldo en forma es el mejor delantero del mundo, pero lleva demasiado tiempo en un estado impropio. El Bernabéu está harto de un jugador al que se le han dado más oportunidades que a nadie, en contra de lo que él diga.

- Zidane: Me duele decir que el genio Zizou debe abandonar, pero es lo mejor para él y para el club. Ya no está para tantos partidos y después del Mundial sería la fecha idónea para su adiós. Se trata de renovar y el equipo que preside Fernando Martín no puede anquilosarse... ni siquiera por culpa del mejor jugador del mundo en la última década.

La rendición del triunfador


Ayer se puso fin a la presidencia de Florentino Pérez en el Real Madrid. Deja tras de sí 2 ligas y una Copa de Europa, así como un club saneado que cuando entró era una entidad decrépita en lo económico. También su estela nos deja a Zinedine Zidane y su golazo de la novena, quizá en el punto máximo del mandato de Florentino. Pero, el Real Madrid no puede vivir sólo del pasado. Los laureles deben ser verdes temporada tras temporada y no lucir el amarillo caduco de las dos últimas y media. Por la mano de Pérez han pasado Vicente del Bosque, Carlos Queiroz, José Antonio Camacho, Mariano García Remón, Vanderlei Luxemburgo y Juan Ramón López Caro. Demasiados entrenadores y demasiados hombres de fútbol si contamos a sus directores deportivos: Jorge Valdano, Arrigo Sacchi y Benito Floro.

Al margen de todo, Florentino Pérez se presentó ante el gran público como el gran triunfador en el hombre de los negocios, tradicional en la política y capaz de convencer a grandes jugadores para vestir la camiseta del mejor equipo del siglo XX. Su talento ha convertido al club blanco en el más rico del mundo, con el pelotazo de la Ciudad Deportiva incluído, y he dejado en herencia un estadio Santiago Bernabéu inmaculado. Y un Real Madrid grandioso como marca. Anuncios, patrocinios, Adidas, Siemens, Audi... Ha logrado algo insólito en el fútbol español hasta su llegada. Incluso, a lo largo de su mandato, se ha llegado a hablar de un equipo del Real Madrid en la NBA. También, Florentino ha sido uno de los hombres fuertes en la guerra de los clubes contra la UEFA.

Si nos quedamos con el anterior párrafo parece increíble que un presidente así haya terminado por dimitir. Vayamos a la raíz. Florentino soñó con un Real Madrid como el que él vio de joven, aquel de Di Stéfano, Puskas o Gento. Los mejores jugadores, la mejor delantera, talento puro mezclado con hombres de la casa. Zidanes y Pavones fue durante un tiempo su eslogan, arriesgado, sin duda, pero a la par atractivo y quizá acertado... en otra época. Florentino olvidó que construyendo la gran marca del Real Madrid estaba construyendo al mismo tiempo jugadores-marca, desprendidos del profesionalismo puro de antaño. No puedes pretender hacer un equipo o grupo humano mientras tienes jugadores que entre entreno y entreno se dedican a grabar anuncios. No puedes tener jugadores que viven más en el avión que en su casa. No puedes tener jugadores con semejante ego, que se creen superiores al que se ducha al lado en el vestuario. Lo ha dicho hoy el ya ex presidente blanco y yo lo reafirmo: ayer Sergio Ramos tenía razón. En el modelo que ideó había otro problema. Hubo un tiempo en el que Puskas, Gento, Di Stéfano y Kopa podían jugar juntos. Hoy día no. No puedes taparte la cabeza, porque los pies se quedan al aire.

Otro asunto es si la marcha de Florentino es coherente o no. Para mí sí lo es, puesto que ha probado todo tipo de cambios para ver si la nave enderezaba el rumbo y ya sólo quedaba su marcha. Ahora bien, quizá no haya elegido el momento apropiado o idóneo. A una semana del partido en Londres, menos de una semana para recibir al Atlético de Madrid. Deja al equipo en una situación sumamente inestable. Aunque hay algunos jugadores empeñados en dar la nota, en demostrar que su ego está por encima de la entidad. Por ejemplo, Roberto Carlos, el hombre de la sonrisa falsa, al que ya nadie se cree, la verdadera muestra del jugador servil con el amo hasta que éste abandona. El lateral brasileño ha decidido meter la última puñalada al que ha sido su presidente durante seis años. "Me da igual". Ésas han sido sus palabras al conocer la noticia. Algunos se definen solos.

En definitiva, Florentino, el hombre triunfador, se rinde, cierra su etapa. Llega Fernando Martín, del que apenas sabemos nada, y habrá que darle tiempo hasta ver cuál es su idea, su proyecto, su filosofía, en fin. Mientras, digamos adiós a Florentino, porque, pese a su marcha, el Real Madrid continúa y continuará. Yo tengo que agradecerle que me permitiese ver domingo tras domingo, miércoles tras miércoles a Zinedine Zidane. Sin él, mi amor al fútbol quizá no sería igual.

lunes, febrero 27, 2006

La noticia no es la dimisión

La verdadera noticia que ha salido del Bernabéu es que ¡Florentino Pérez está haciendo autocrítica!

Confirmado: Florentino se va

La rueda de prensa ha despejado todos los rumores. Mi primer análisis a botepronto es que Florentino ha defraudado a buena parte del madridismo que creían que Pérez era un triunfador nato. Quizá esa sea la causa de su abandono. Sin embargo, se marcha dejando el club en peor situación deportiva de lo que se lo encontró. Cierto es que está saneado económicamente, que tiene una ciudad deportiva grandiosa, pero el socio, como se ha dicho varias veces, no celebra los balances en Cibeles. ¿Qué pasará en el Real Madrid de aquí hasta junio?
Para mí, Florentino se ha rendido y deja al Real Madrid en una de las etapas más tocadas que he conocido en mis casi 22 años.

Las preguntas del momento

¿Es una dimisión irrevocable?

¿Quién asumirá la presidencia?

¿Qué tiene que decir Raúl?

¿Qué hará Ronaldo, amigo de Florentino?

¿En qué situación queda la parcela deportiva? ¿Se impondrá, al fin, la cordura?

Florentino Pérez dimite como presidente del Real Madrid

Iremos ampliando la noticia que se acaba de producir. Mata-dor me ha puesto en la pista y la SER parece que lo ha avanzado.

jueves, febrero 23, 2006

Siéntense y disfruten

Lionel Messi es el presente y el futuro del fútbol. Es un jugadorazo con todas las palabras y será mejor que Ronaldinho no dentro de mucho. De momento, el genio argentino es capaz de echarse a la espalda una remontada ante el todopoderoso Chelsea, demostrando a Mourinho que, por encima de telas de araña, existe el genio, la imaginación, en resumen, la calidad. El técnico portugués es un tacticista empedernido, muy bueno en dicha tarea y quizá sólo estén a su altura Rafa Benítez y su grupo de ayudantes.
Pero el Barça de Frank Rijkaard es otra historia. Puede perder partidos, como todos, pero verlo jugar en las grandes citas es una maravilla. Rijkaard jugó en aquel magnífico Milan de Sacchi, pero su imaginación va más allá de la del verdadero inventor del fútbol moderno. Aunque, pensándolo bien, lo del técnico holandés, más que imaginación es saber hacer, no complicarse y no enredarse en esos ataques tan misteriosos que les suelen dar a los entrenadores.
Hablábamos de Messi y de la manera que ayer subió a los altares. Un jugador incisivo, desequilibrante, magnífico, con tan sólo 18 años. En esa edad en la que un futbolista cualquiera es tan sólo una joven promesa, Lionel Messi puede consolidarse. Tiene por delante lo que resta de temporada en la que todo indica que será campeón con el Barcelona y, después, llega su oportunidad. La ocasión perfecta para coronarse como el verdadero heredero del 10 de Maradona con Argentina. Messi, al igual que Ronaldinho, puede ser el factor desequilibrante para su selección en la cita de Alemania. Recuerden que con el combinado de Pékerman jugarán Aimar, Riquelme y Messi: talento en estado puro.
Y si Lio quiere herdar ese 10 ha de seguir como hasta ahora. Sin achicarse ante las patadas y corriendo por el campo como lo hacía el Diego. Es decir, con la pelota cosida, imposible de robársela, como si fuera el mayor tesoro del mundo. Para Maradona lo era, para Messi parece también. Fue una pena que ayer el disparo que se fue a la cruceta no entrase. Pero da igual, Messi es el presente. Messi es el futuro. Sentémonos a disfrutarlo.

martes, febrero 21, 2006

Dos goles y nada más*

*Crónica publicada en Diario La Rioja el lunes, 20 de febrero, que no pude colgar en su momento por escasez de tiempo. Disculpas.

Un efectivo Haro se impone al Villegas en un partido sin demasiada historia
El personaje de Tom Hanks en Forrest Gump contaba que en Vietnam la lluvia caía en todas las direcciones y con todos los tipos de grosor. La Estrella no es Vietnam, pero algo parecido ocurrió ayer en el campo de la barriada. Quizá ese factor climatológico impidió disfrutar de buen fútbol.

miércoles, febrero 15, 2006

Las preguntas del día

La debacle galáctica comenzó en una derrota ante el Zaragoza, ¿será el partido de ayer, nuevamente ante los maños, el punto de inflexión para el Real Madrid pero en el sentido contrario?

¿Cómo afrontarán los de López Caro el duelo ante el Arsenal?

¿Jugará al fútbol algún día Cassano vestido de blanco?

martes, febrero 14, 2006

Las leyendas se tornaron reales (o casi)

No vi a Juanito jugar, apenas vi los últimos coletazos de la Quinta del Buitre. Recuerdo cuando Juanito falleció, que en mi casa se hizo el silencio. Ése es el único recuerdo que tengo del genial delantero madridista. Sin embargo, a lo largo de mi corta historia, los medios, el Madrid y algún familiar acérrimo se han encargado de contarme quién era aquél mítico jugador. En la última semana, todavía más. Cuando el Madrid ganó la séptima, empecé a comprender aquellas leyendas que se contaban del equipo blanco, de sus logros, de sus laureles. Así que sólo me faltaba vivir épicas remontadas. Pero, el fútbol es muy diferente al de aquella época y las remontadas parecen cosas de viejos VHS. Y eso que la prensa y el Real Madrid llevan una semana recordándonos aquellas viejas glorias, esos 90 minuti en el Bernabéu que son molto longo.

No fui yo solo el que no creyó en la remontada. Ya digo que el fútbol es muy distinto al de aquellos años. Máxime cuando el equipo de Chamartín ha perdido el olor a sudor en favor del perfume y esas cosas de machacar al rival parecen tareas arduas y demasiado bajas para los galácticos. Así que esta tarde, a eso de las nueve, la idea de ver el Real Madrid-Zaragoza era más un puro entretenimiento, una forma de pasar el rato viendo algo de fútbol. No había tenido tiempo para poner el partido ni encender la radio, cuando un amigo se apresuraba a decirme que en el marcador del Bernabéu lucía un 3-0. A mí me ha dado por reír y decirle que dejase de tomarme el pelo. Eran las 21.12 horas. Y sí. El Real Madrid vencía por 3-0. Pim, pam, pum.

En ese instante, a un futbolero no se le pasa otra cosa por la cabeza que ver el partido. En cuanto la imagen estaba ante mí he descubierto un Madrid extasiado, fuera de sí, y un Zaragoza deprimido, acongojado y descubriendo que aquellas leyendas eran ciertas. No estaba Juanito, ni siquiera Raúl. Pero sí Casillas, absolutamente loco (como han de ser los porteros) que contagiaba su locura a los otros once de blancos. Y el Bernabéu como una olla, eso sí que no lo recordaba, ese público cantando, animando durante los 90 minutos.

En la segunda parte llegó el cuarto. A un paso de la gloria infinita, a un paso de redondear la épica y callarnos a todos los que desconfiamos. Más allá de Casillas, de los propios jugadores, creo que buena parte de la culpa de esta reacción tremenda la tiene Juan Ramón López Caro, ese hombre que llegó sin hacer ruido y está logrando algo que ninguno de sus antecesores en las últimas dos campañas y media: un equipo. El Madrid ha cambiado básicamente en esa idea que el técnico lebrijano resumió así: "Debemos cambiar el yo por el nosotros". Se puede decir más alto, pero no más claro.

Pero, por muy bonito que pintase aquello, había que lograr el quinto. Y se resistió. Me queda la duda de si lo del Real Madrid tiene más mérito que lo que hizo el Zaragoza en la ida. Para mí, cualquiera de los dos debería estar en la final y considero esta eliminatoria la verdadera final y el mejor aliciente que podía tener la Copa. Ambos fueron dos equipos valientes, geniales, llenos de fútbol que han logrado que toda España mire a un torneo que comenzaba a llenarse de polvo y telarañas en el olvido.

Así, ambos equipos deben sonreir esta noche cuando se acuesten. El Zaragoza porque es finalista de la Copa del Rey con total mérito. Además, Víctor Muñoz (prácticamente destituido en las primeras jornadas de la temporada) cuenta con un equipazo con cuatro puntales para mí básicos: Gabi Milito, Cani, Diego Milito y Ewerthon. El Madrid, por su parte, debe sonreir porque sólo le faltó esa suerte que históricamente le ha acompañado y, carajo, los modestos también tienen derecho a ser felices a pesar del sufrimiento. Pero los blancos, por encima de todo, recuperaron la esencia perdida en los últimos años. Y lograron, por qué no decirlo, que yo me crea las historias que escuchaba en mi casa de crío. Hoy creo a Juanito: 90 minuti en el Bernabéu son molto longo.

domingo, febrero 12, 2006

Valdés y el Athletic dan vida a la Liga



Se avecinaba una jornada apasionante. De esas que, si bien no deciden nada, si cambian el panorama y nos animan a todos a vivir muy de cerca las jornadas que restan hasta el final del campeonato. San Mamés y Mestalla eran los puntos calientes del fútbol español y ninguna de las dos canchas decepcionó.
El partido entre el Athletic y el Real Madrid se resolvió porque los blancos tienen calidad para definir y los rojiblancos no la tienen ni para construir, ni para destruir, ni para marcar. El Madrid se llevó un partido que, ante cualquier otro equipo, hubiera significado una derrota. Los de López Caro anduvieron igual de mal que ante el Zaragoza. Pero claro, Orbaiz no es Cani y Aduriz o Urzaiz no son Ewerthon ni Diego Milito. Esas cosas deciden los partidos y los de Clemente son carne de descenso. Suena duro decir esto del Athletic de Bilbao, pero este equipo carece de cualidades que ofrecer para sacar adelante la difícil tarea de salir del pozo. Durante los peores minutos del equipo madrileño en la segunda mitad, los bilbainos se limitaron a fingir caídas en el área y buscar engaños constantes. ¿Por qué? Porque, como digo, no tienen nada que ofrecer. El Madrid, por tanto, se encontró con la suerte de no tener un equipo serio al que ganar.

La verdad es que la imagen ofrecida por el Real Madrid no es un argumento válido para meter presión al Barcelona. Pero los resultados y los tres puntos cosechados en Bilbao sí lo son. Así, en Mestalla se jugaba buena parte no ya de la Liga, sino de la emoción de la misma. El partido debería haber terminado con 0-0. Seguramente, ése sería el resultado más lógico. Sin embargo, el Barça acusa las numerosas bajas, sobre todo las del centro del campo. Me hartaré de repetir que Iniesta es un pecho frío de cuidado. Este chico no ha rendido en las grandes citas y parece condenado a ser la gran próxima eterna promesa. Si no se consolida en partidos así, mal pintan las cosas para el jugador manchego. También debería consolidarse Víctor Valdés, al menos si quiere ir al Mundial. Porque, si Luis Aragonés ve sólo este partido, llevará de tercer portero a Cañizares y no al guardameta culé. Si alguien salió derrotado de Valencia, más que todo el equipo, fue Valdés, sobre quien vuelve a recaer la duda de si es un portero de garantías. Y, mientras, Reina triunfando en la Premier.
En definitiva, el Valencia de Quique sigue en progresión a la par que el magnífico delantero David Villa, sin duda el nueve titular para la selección en la cita de Alemania. Se lo merece. Más allá del regalo de Víctor Valdés, el ariete asturiano define como un grande y tiene cualidades de jugador de primera línea. Listo, hábil, le pega bien con ambas piernas, no va mal de cabeza y define como nadie. Está al nivel de Samuel Eto'o y le dificultará el pichichi al camerunés. El gol de Villa vale tres puntos que dejan a su equipo a 6 puntos del Barcelona y al Madrid, a 7. Hace un mes la Liga estaba decidida. Pero ahora... ¿qué opináis vosotros?

sábado, febrero 11, 2006

Un minuto de silencio

Ha fallecido Lorena, jugadora del Club Voleibol Haro Vinos Buenaventura, de La Rioja. La muerte se produjo ayer en un accidente de tráfico en San Asensio, La Rioja. Mi más sentido pésame para su familia y todo el Club. El Voleibol Haro logrará el ascenso a la Superliga por ella y todos los riojanos lo celebraremos con Lorena en el corazón.

miércoles, febrero 08, 2006

Reestructuración de mi círculo bloguero

Disculpas a los que han seguido mis andaduras por la red, como P. Roberto Jiménez en Al norte del norte, pero creo que es hora de ordenar este caos en el que vivo en la blogosfera. Reestructuro todos mis blogs, con la aparición de uno nuevo. Doy por cerrado No me gusta nada, porque quizá sólo nació en un arrebato, y reabro J.L. García Íñiguez como diario de anotaciones personales, al margen del fútbol. Porque Gol en Las Gaunas continúa abierto y prometo dedicarle más tiempo a partir de ahora, que ya he salido del periodo de exámenes y estoy casi fuera de una crisis personal que está durando menos de lo previsto. Junto al fútbol y las anotaciones personales se unen las perspectivas del mundo que, a golpe de cámara, comparto con vosotros. Se trata del fotolog Instantes detenidos, que, en principio, nace para mí solo, aunque existe la posibilidad de hacerlo colectivo e ir sumando blogueros aficionados a la fotografía. Así que, por favor, disculpad estos tumbos por la red que ya terminan, para dar lugar a unos espacios más asentados y dirigidos a todos vosotros, que, al final, es para quien dedico todo lo que hago.
Gracias y nos vemos en los blogs... o en los bares, como gustéis.

lunes, febrero 06, 2006

¿Tan bueno es Aldeondo?


El delantero titular del Club Deportivo Logroñés, Aitor Aldeondo, volvió a marcar ayer y lo hizo por partida doble ante el histórico equipo logroñés del Berceo. Con sus dos tantos de ayer, el navarro se convierte en el máximo goleador nacional con 24 tantos, uno más que Miki Albert del Gavá. 24 tantos en 19 partidos. Se dice pronto, pero es una cifra escandalosa. Sin embargo, hoy me he cruzado en la calle con un histórico aficionado blanquirrojo que me ha llenado de dudas acerca del rendimiento de Aldeondo.
Criticaba este aficionado que sí, que Aldeondo ha marcado muchos goles, pero pocos de ellos han sido en partidos verdaderamente importantes. Marca en las pachangas, decía este socio del Logroñés a quien, si tiramos de hemeroteca, no le falta razón. Aldeondo se ha dado varios festines goleadores, pero ¿ha sido decisivo? Veamos, los rivales directos del CD Logroñés en la lucha por los dos puestos de acceso al play off de ascenso a Segunda B son el Fundación Logroñés, el Calahorra y el Haro. Ante estos rivales, los capitalinos han marcado un total de cuatro goles, en una victoria, un empate y una derrota. Perdieron ante el Haro por 1-0 a cero, de forma injusta, eso sí. Vencieron con total mérito en Calahorra por 1-3. Finalmente, ante el Fundación Logroñés no pasaron del empate a uno. De esos cuatro goles de los que hablamos, Aldeondo marcó uno. Fue el que abrió el marcador ante el Fundación y, es verdad, quizá el más importante de todos. Pero la estadística de un hombre que marca más de un gol por partido puede provocar ciertas dudas.
Porque al Logroñés, si nada cambia, le espera la fase de ascenso allá por junio y ahí los rivales no serán para pachangas, precisamente. También es cierto que el ex de la Real Sociedad está jugando en una demarcación que no es la suya, ya que no es un nueve puro y sí en segundo delantero. Sus cifras en Oviedo en la pasada campaña no invitan al optimismo de cara al play off, puesto que en Asturias no pasó de la docena de goles y no fue un titular indiscutible. Por tanto, Aldeondo está goleando y eso es indiscutible, pero ¿realmente es tanto como parece? ¿Será decisivo de verdad cuando le toque serlo? De momento, no ha sido así y en las grandes citas no ha estado especialmente afortunado. A la parroquia blanquirroja no le queda otra que confiar en el que, de momento, es el máximo goleador nacional con todo merecimiento, pero en un grupo flojo, muy flojo, del que no se pueden extrapolar conclusiones claras.
Por cierto, este mismo aficionado apoya una tesis que tampoco conviene desechar. Para él, Omar no es extremo izquierdo puro y tiene razón. Las bandas son fundamentales y la solución podría pasar por Maiso, que aportaría mayor velocidad y profundidad. Ciertamente, no está mal pensado, veremos si Herrero decide probar ese cambio en el once.

jueves, febrero 02, 2006

Las preguntas del día

¿Por qué con el Barça eliminado y Dinho expulsado nadie recuerda el penalti inventado contra el Zaragoza en la Romareda?

¿Volverá a acudir Lendoiro a la justicia ordinaria tras la 'ayuda' federativa de ayer?

El partido sin alma

Tras el cierre confirmado de Mestalla me temía lo peor. Y mis miedos se han hecho realidad. He viso el semipartido entre Valencia y Deportivo y me he aburrido. No por el juego, sino por la cantidad de cemento que se veía en Mestalla. Sí, es cierto que de vez en cuando se escuchaban cánticos de los aledaños del campo valencianista, pero aquello daba pena.
Porque es muy triste que, por culpa de un desalmado, tengamos que ver un partido así. No me ha gustado nada escuchar constantemente los gritos de uno y otro entrenador, así como los gritos entre jugadores. Aún menos me ha gustado un detalle de Megía Dávila, con quien sí compartí la decisión de suspender el partido. Me pregunto si, con Mestalla lleno, hubiera señalado ese penalti que no existió. Faltaba el jugador número doce justo cuando el Valencia más lo necesitaba. Y todo, insisto, por culpa de un tonto, que no ha hecho sino dejarnos un partido sin alma.

P.D.: ¿Alguien sabe quién lanzó la moneda? Si es que fue una moneda...