miércoles, abril 26, 2006

El adiós del quinto grande


Se va Zidane. Cediendo el testigo a otros, el mismo día que el Barça se mete en la finalísima de París, Zizou anuncia su adiós ante los periodistas españoles. Se va un grande, el mayor que mis ojos han contemplado domingo tras domingo.
Zinedine Zidane nos mostró que no era tan difícil acomodar el cuerpo para controlar el cuero con cualquier parte del cuerpo... o al menos eso es lo que hacía él. Con cada gesto, con cada toque, control e incluso con sus declaraciones nos estaba diciendo que el fútbol no es complicado. Tan sólo es necesario tener la calma tan necesaria en nuestra era.
Por eso, a algunos les desesperaba al inicio en el Real Madrid. Ralentiza el juego, decían. Imbéciles. Eran aquellos que no entendieron jamás el fútbol de un hombre que vino del pasado. Su silueta, su calva de monje franciscano le delataban. Alguien había rescatado a Zidane de algún cofre venido de algún lejano paraíso del fútbol. Un lugar del que, seguramente, vino aquel que le dijo que volviese a la selección francesa una vez abandonada.
Pongámonos en Glasgow. Una plácida tarde de mayo. El balón cae del cielo, parece que Dios, y no Roberto Carlos, lo deja caer allí. Zidane lo ve llegar, lo mira, lo sigue. Al fin y al cabo, es su mejor amigo. Lo golpea, con cariño pero con la furia de los dioses a la hora de hacer una gran obra maestra. El balón obedece a su amigo, y se cuela por la escuadra. El mundo se rinde ante un genio de Marsella que alcanza la cumbre de su carrera tras haber ganado un Mundial con Francia en el mismo país galo.
Pero, pese a sus signos de deidad, Zinedine no es eterno. Cuando el fútbol y el Real Madrid se han vuelto más confusos que nunca, sus piernas y su corazón dicen adiós. Se va al Olimpo y hace bien en renunciar a otro año de contrato. Aparte de genio, honesto. Algo reservado para muy pocos. Allá, en los altares estará, por siempre, junto a Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Le están esperando. También siempre quedará en nuestras retinas y nuestros corazones. Mientras tanto, Ronaldinho ha decidido ir reservando el sexto hueco del Olimpo...

1 comentario:

Mr. Mamba dijo...

Buen artículo sobre la estrella francesa.

Por cierto, a ver si escribimos más, ¿eh? ¡Que el Madrid ha vuelto a cambiar de presidente!

Saludos!