lunes, abril 03, 2006

Noticias de La Rioja ataca a la yugular

Un presidente pandillero*
En visible estado de excitación acosa al periodista en el túnel de vestuario. Los árbitros, siempre otros, son los culpables de todo. Lo de Binéfar no es más que un vano recuerdo. Muchos lo olvidan y Judas, tres años después, se erige en salvaguarda de la legitimidad blanquirroja. La historia, el pueblo, la afición,... Populismo barato para un Club al que sólo sus aficionados salvan de la liquidación.

Minutos después el drama se torna en sainete. Juan Hortelano, el hombre que dio el puñetazo en la mesa para jurar y perjurar que por 'sus santas narices' el Logroñés nunca desaparecería, lloriquea como Boabdil. 'Agustín, Agustín (por Abadía). Sácame de aquí', invoca, arrinconado, de vuelta al vestuario.

El hombre que ha sobrevivido a dos infartos dio ayer un paso más hacia el descrédito. Su efervescencia, su histriónica defensa del sentimiento blanquirrojo, su hablar de trazo grueso le hicieron desatar su perfil barriobajero, insultando a diestro y siniestro. Su incontenencia fue contenida por una diestra mano femenina aunque a golpes nunca se acabará el problema.

*Texto íntegro transcrito de la edición impresa del diario Noticias de La Rioja. Tal texto aparece, sin firmar, en la página 8 del cuadernillo de deportes del mencionado periódico.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece enfermizo que alguien ensalce el acoso y agresión verbal que se le hizo a una persona con el corazón débil, como el propio Gª Iñiguez menciona, hasta provocarle una insuficiencia de riego por stress. Si encima algunos de estos/as energúmenos agresores, familiares de jugadores de la Fundación Logroñesa, estuvieron gran parte del partido insultando a los jugadores blanquirrojos, se equiparan a esos jóvenes hooligans descerebrados que abundan en el futbol, incluído el nuestro; pero con el agravante de que ya son mayorcitos. Debe ser quen la traición, de la que son cómplices, al futbol riojano (o logroñés) convulsiona sus conciencias y no les deja vivir en paz y armonía.

Además, se supone que un periodista debe ser, sino parcial, por lo menos veraz, no convertir a los agresores en agredidos y viceversa. Hortelano será lo que tú quieras, incluso más, pero ayer fue él el agredido, por unas personas a las que se les debería prohibir el acceso a cualquier recinto deportivo.

Con periodistas como el mencionado Gª Iñiguez, no me extraña que ese diario esté a punto de cerrar.

Lo envío como anónimo pues no me admite ningún nombre. Eduardo, ex-lector del Noticias.

Anónimo dijo...

Perdón, me habían dicho que Gª Iñiguez era el redactor de la noticia, ahora compruebo que no ha sido así. Pido mis excusas por no haber leído antes los aledaños al texto. Lo siento. El resto es válido y aplicable al autor del mismo.

Eduardo