domingo, mayo 21, 2006

Logroñés, es tu hora

Se acabó la liga en el grupo riojano de Tercera División. Pocas novedades en esta jornada en la que se han decidido el primer y segundo puesto, así como la última plaza de descenso a Regional Preferente. Por arriba, el Fundación ha sido el campeón, con el Club Deportivo Logroñés por detrás. Por abajo, el Berceo, tras caer 0-2 ante el Haro, pierde su plaza en Tercera. El Logroñés, que ya digo es segundo, tenía asegurada matemáticamente su presencia en la fase de ascenso a Segunda División B.

Al margen de los posibles cruces ante aragoneses, vascos o cántabros, una entidad con la historia del Logroñés debe depender de sí misma. Con un comienzo arrasador y un final más titubeante, al club blanquirrojo sólo le cabe una salida: el ascenso. Ahora este equipo con un presupuesto bastante elevado para su categoría ha de demostrar que es el auténtico referente del deporte riojano, como así ha sido en toda su historia. Si los años en el pozo tienen que acabar, el principio debe ser el 25 de junio, cuando se juegue el cuarto y último partido del play off por el ascenso.

Me preocupa el estado de una plantilla que no llega en su mejor momento, pese a que ahora gozará de descanso, puesto que el grupo riojano termina antes que el resto. Llona, capitán y cerebro del equipo, llegará in extremis al final de la lucha por el ascenso, y ese es el principal obstáculo deportivo de un equipo que debe aferrarse a la capacidad goleadora de hombres como Aldeondo o Candelas.

Otro hombre que me preocupa es Jonathan. El interior diestro comenzó a tope, sobrepasaba a sus rivales con suma facilidad y su costado derecho era el principal punto de desequilibrio del equipo. El peligro llegaba con él. Quizá una mala dosificación de Herrero ha propiciado que el jugador extremeño haya llegado al final de temporada con las fuerzas justitas. Y en un jugador de estas características, que basa su juego en la velocidad, es un problema considerable. Como considerable es la incertidumbre que vivo ante el centro de la defensa. La lógica indica que serán Edu García y Moreno la pareja de centrales, pero a Herrero le ha dado por situar ahí a Mata -condenado al ostracismo primero y rescatado después- y a César, para mí un central limitado e inferior a los dos primeros. Bajo palos, no sé si seguirá rotando, pero creo que lo correcto es que Herrero apostase de una vez por uno de los dos, o Ramón o Nacho. Creo que el primero debería ser el titular, puesto que es el más veterano de los dos, por esa simple razón. En cuanto a la medular, conocida la baja de Llona, debería ocupar su puesto Pajares, que ha hecho méritos para ello, mientras que su pareja debería ser Maño, aunque en algún partido de mayor fuerza física no sería mala idea adelantar a Edu García. El carril izquierdo, sin duda, debe ser ocupado por Omar, quizá más pusilánime que Héctor, pero muy por encima en cuanto a calidad.

En definitiva, el Logroñés está en deuda (no sólo económica). Le debe una a su afición, que aguanta estoicamente por segundo año consecutivo en Tercera. Y se debe una a sí mismo, a su propia historia, a su propio escudo. Si hay luz al final del túnel, esta fase de ascenso a Segunda B debe ser el primer paso para acercarse a ella. La liga regular ha terminado: Logroñés, es tu hora.

3 comentarios:

rafita dijo...

a ver si sube el logroñes, que gran equipo.
recuerdo una tarde que no hacian mas que deir: gooooool en las gaunas. era contra el barça y el resultado fue de 0-7 o algo asi creo

un saludo

J.L. García Íñiguez dijo...

La memoria te engaña, creo. La goleada del Barça fue en el Camp Nou y por 8-0 en la última temporada del Logroñés en Primera, la 96-97.

rioja dijo...

En principio toca eliminar al Escobedo. Único equipo que ha vencido a la Gimnástica en sus dos encuentros.
Luego a esperar al vencedor del Universidad y el Arenas.
Si nos hubiesen dado a elegir el grupo ésta hubiera sido nuestra elección sin lugar a dudas por tanto,el grupo invita a la esperanza del ascenso.
Otra cosa sería un fracaso sin parangón y se deberían pedir responsabilidades a todos los niveles.
Tres años en tercera no son justificables en un Logroñés.