jueves, junio 29, 2006

Los trece que seguirán en Segunda B en el Logroñés (Exclusiva Gol en Las Gaunas):

  1. Ramón
  2. Nacho
  3. Fernando Marín
  4. Moreno
  5. Edu García
  6. Barón
  7. Llona
  8. Maño
  9. Jonathan
  10. Omar
  11. Candelas
  12. Aldeondo
  13. Diego

Los descartados:
  1. Escalada
  2. Maiso
  3. Mata
  4. Ureta
  5. Héctor
  6. Sola
  7. Lopito
  8. Pajares
  9. César
Según ha podido saber el editor de este blog (que no es otro que yo mismo), en auténtica exclusiva a estas horas de la noche, hoy el Logroñés, en la persona de Agustín Abadía, ha comunicado a los jugadores, uno por uno, quiénes seguirán y quiénes no.

martes, junio 27, 2006

Aún hay más...

Pese a las parrfadas escritas tanto aquí como en el periódico, todavía hay más cosas que contar sobre la jornada del ascenso del Logroñés a Segunda B. Sobre todo, el lado más canalla de la celebración. Tendrá que ser mañana o esta noche, que entre Brasil y España no hay demasiado tiempo hoy... Permanezcan atentos ;)

Los vídeos de un ascenso







Imágenes de un ascenso


















La noche de la liberación

La fiesta blanquirroja se alargó hasta altas horas
J.L. GARCÍA ÍÑIGUEZ/LOGROÑO
Aitor Aldeondo, una de las figuras del ascenso del Logroñés, ya avisaba anteayer en la puerta del vestuario: «Esta noche la vamos a liar». Y vaya si la liaron. La fuente de Murrieta fue el inicio, el punto de encuentro de la afición y el equipo. A primera hora de la noche eran sólo unas decenas de aficionados los que esperaban la llegada de sus jugadores. Sin embargo, a medida que pasaron las horas, la glorieta fue tomando claro color blanquirrojo.
Seguir leyendo

lunes, junio 26, 2006

La trastienda de un ascenso

A las tres y media de la tarde Pablo Álvarez y yo cogimos rumbo hacia Zaragoza y ya por la autopista vimos los primeros aficionados blanquirrojos. Una vez en La Romareda (llegamos a la
primera y sin preguntar, los del Diario La Rioja somos así de chulos), comenzamos a ver banderas del Logroñés por todos los lados. Entramos en un bar y allí nos encontramos con míticos aficionados como Javier Las Palmas, que vino desde Canarias en viaje express con un mérito que no tiene preci
o. También, sorprendentemente, estaba Polvorilla, que había decidido a la una del mediodía ir a Zaragoza. Tras un par de cañas, entramos al estadio. Bueno, yo casi no entro, porque estos clubes como el Zaragoza serán muy de Primera, pero no saben la diferencia entre dos y tres acreditaciones. Felizmente, la chica de la puerta hizo la vista gorda y me dejó pasar sin acreditación, sabedora, claro, que era un problema de su empresa y no de la mía, que hizo todo correctamente. Por cierto, la zona de prensa de La Romareda es excesivamente calurosa por culpa del maldito techo de uralita.










Ambas fotos están tomadas antes de que comenzara el partido y podéis ampliarlas pinchando sobre ellas. El partido fue aburrido, para qué nos vamos a engañar y mi móvil echó humo con gente que me mandaba mensajes para saber cómo iba el partido. No me gustó que me quitaran el tapón a las cocacolas y al agua, porque me complicó el traslado hasta la zona de prensa, en lo alto del estadio. Cuando terminó el partido me fui corriendo a los vestuarios y abordé a un emocionado Herrero (aunque no sé si yo estaba aún más emocionado). Le saqué lo que pude y los jugadores fueron corriendo al vestuario, cada vez con menos ropa. Luego hablé con Fernando Marín, con Omar, con Aldeondo... Mientras, un trabajador del Zaragoza no para de decirnos a Velasco, el compañero de El Correo, y a mí que en esa zona no podíamos hacer entrevistas. El hombre era lo que se suele decir un pesado, porque nos lo dijo como 10 veces y no le hicimos caso en ninguna. Es más, al final nos pudo la risa. Carajo, que el Logroñés había ascendido, ¿a quién le importaba dónde se pudieran hacer entrevistas?

Cuando ya salía del estadio coincidí en el camino con Agustín Abadía, a quien le dije que ya podía respirar tras todo un año de agobios. Sonrió, con lo que cuesta que lo haga a veces el Tato. Por cierto, desde aquí le felicito por su trabajo, que ha sido enorme y ha podido recoger los frutos. Pablo Álvarez y yo nos fuimos bastante rápido para agilizar el trabajo en la redacción y lo mío lo escribí en el coche, de camino hacia Logroño. Llegué y, tras pasar por el periódico, me fui a la fuente de Murrieta. Al principio no había mucho ambiente, pero poco a poco la fiesta comenzó.



















Ahí tenéis a Taburete, que no faltó a su cita con el Logroñés y que se metió una leche de espanto cuando resvaló en la fuente, tuvo suerte de caer hacia fuera y no hacia dentro. Y por ahí andaba yo, pendiente de todo lo que ocurría, esperando la llegada de los jugadores y el resto de la afición para comenzar con el fiestón del ascenso. La espera se me hacía eterna, así que decidí ir a un bar a por una cerveza y algo de comer, que no había tomado nada sólido desde las dos y media. Pero justo cuando iba a entrar en el bar vi que llegaba el autobús de los jugadores.
Ooops! Acabo de recibir una llamada del periódico, he de irme a contar allí lo de anoche. No os preocupéis que lo enlazaré. Mientras, os dejo unas fotitos de la noche:
Fotos con jugadores y técnicos, de arriba a abajo:
  1. Foto con Moreno, defensa central
  2. Foto con Fernando Marín, mítico jugador del Logroñés, quizá el más grande
  3. Foto con Maiso, delantero y amigo mío desde mucho antes de que jugara en el Logroñés
  4. Foto con Juan Carlos Herrero, entrenador del Logroñés
  5. Foto con Aitor Aldeondo, delantero que llegó a jugar en Primera en la Real Sociedad

A Murrieta

La afición del Logroñés tomó La Romareda para vivir el adiós al infierno de Tercera
J.G.I./ZARAGOZA
Nos vamos a Murrieta. Perdonen, no lo digo yo, lo decían las 800 gargantas que ayer tiñieron La Romareda de blanquirrojo por un día. Y es que el ascenso, por prepotente que pueda parecer, estaba sellado desde hacía una semana. Así que todos fuimos de fiesta a Zaragoza. Que un ascenso no se vive todos los días, oiga.
Continuar leyendo

«Es un gran paso para el Club; le hacía falta este ascenso ya»

Juan Carlos Herrero, cauteloso a lo largo de toda la temporada, ayer vivió su día de liberación, como él mismo reconoció camino del vestuario
J.L. GARCÍA ÍÑIGUEZ/ZARAGOZA
Juan Carlos Herrero, el jefe de la nave blanquirroja, sudaba de pura tensión al término del encuentro. Sonreía, trataba de medir las palabras, pero es demasiado complicado cuando uno siente «una alegría muy importante», como él mismo reconocía, camino de los vestuarios. Herrero nunca, desde allá por agosto, ha lanzado las campanas al vuelo. La cautela ha sido la marca de la casa en el ex central blanquirrojo. Pero, ayer todo cambió. La cautela era cosa del pasado. Después de todo, había logrado el objetivo primordial del club.
Continuar leyendo

Dos en cinco años

El Logroñés sube a Segunda B por tercera vez en su historia
J.L. GARCÍA ÍÑIGUEZ/LOGROÑO
Cada ascenso, cada acontecimiento tiene sus protagonistas, su contexto. Algunos de los aficionados que ayer se desplazaron a Zaragoza no recordarán a Galilea sentado en el banquillo, otros sí, pero a Eraso le han conocido ya peinando canas. Lo cierto es que lo de ayer no es nuevo para el Logroñés, que ya ha subido en otras dos ocasiones a la división de bronce del fútbol español.
Continuar leyendo

¡¡¡¡En Segunda B!!!!

Puede parecer un pequeño paso, más propio de equipos excesivamente humildes, no del Logroñés. Pero lo vivido hoy merece la pena contarlo. Mañana (u hoy) con fotos y vídeos, contaré lo que ha sido un día histórico para la ciudad de Logroño. Me he quedado hasta que se ha ido el último jugador blanquirrojo. No os quejaréis. Aúpa Logroñés.

domingo, junio 25, 2006

A Segunda B

Me voy a las tres y media a Zaragoza para contar qué sucede con el ascenso del Logroñés. Me toca hacer ambiente y vestuarios. Tiraré de cámara de fotos y os contaré todo lo que no me dé de espacio en el periódico. Un saludo a todos.

viernes, junio 23, 2006

La desafortunada portada de Marca

No sólo no se ha llevado un saco, sino que ni siquiera ha jugado ni un minuto el bueno de Al-Deayea. Si es que eso pasa por hablar antes de tiempo...

P.D.: Tras el Mundial se debería de hacer un especial sobre las portadas de Marca, que son de museo de los horrores.

Menos mal que tenemos otros once

Mal partido de España ante Arabia, muy lejos del nivel mostrado ante Ucrania y Túnez. Podría servir la relajación como excusa, pero no es el caso, puesto que los titulares de hoy son los teóricos suplentes que luchan por un puesto. Analicemos la labor de los once de inicio del partido de hoy:
  • Cañizares: No ha sido de lo peor, lo que ha tenido lo ha solventado sin mayores apuros, sin embargo sigo creyendo que Casillas transmite mayor seguridad desde atrás. Sintomático su grito del final "¡¿pero qué cojones es esto?!".
  • Salgado: Menos corazón que Sergio Ramos, quizá mayor concentración defensiva, aunque se ha tragado un fuera de juego horriblemente tirado. Se ha desdoblado bien en la primera parte, pero aporta menos que Ramos para mí porque tiene menos frescura física y mental.
  • Juanito: A veces pierde la posición y es uno de nuestros hombres más limitados. Bien rematado a gol el centro de Reyes, aunque desde que ha salido del pie del sevillano era medio tanto. Tampoco creo que Pablo esté muy por encima, aunque sí un pequeño escalón que convierte al del Atlético en titular.
  • Marchena: Duro, veterano, bien al corte... pero nada más. No es central para la selección, sigo pensando igual. Puyol tira más y mejor del equipo, vive al límite, sí, pero su titularidad está asegurada.
  • Antonio López: Correcto a lo largo del partido, aunque con algún fallo defensivo. Eché de menos que se animara más en ataque, pero también me ocurrió con Pernía. No fue de lo peor, pero me da más confianza y peligro en ataque el hispanoargentino.
  • Joaquín: Hizo dos ó tres arrancadas buenas en la primera mitad que rompieron con la monotonía. Mejor durante los primeros 45 minutos, aunque su desaparición en la segunda parte tuvo más que ver con la escasez de circulación de la pelota en el juego español. Sigue siendo el jugador irregular que solía.
  • Cesc: De los que mejor nivel han dejado, al menos así lo creo yo. Perdió pocos balones e hizo varios pases a compañeros dónde sólo él los ve. Un jugón que con más confianza puede dar (y dará) mucho más de sí. Sin embargo se fue diluyendo en la pasividad del resto del equipo.
  • Albelda: Este jugador me cabrea, me hace acordarme de su familia demasiadas veces a lo largo de los partidos. Recupera balones, pero los pierde con la misma facilidad. Es buen batallador cuando el partido se pone feo, pero nunca pueden pasar tantos balones por él. Xabi Alonso, sin jugar, ha sido mejor que David Albelda.
  • Iniesta: Un jugón, pero demasiado pechofrío. Desde mi punto de vista, necesita un bloque en éxtasis creativo para comenzar a crear él también. Incapaz de desatascar el mal juego del equipo español. Tímido de cara a puerta y sin el carácter necesario. Hoy poy hoy, no puede ser titular.
  • Reyes: Salió con ganas de comerse el mundo y hubo momentos en los que el mundo se lo tragó. Reyes, chaval, un consejo: por mucho que lleves el 10, no eres de Villa Fiorito, sino de Utrera y Maradona, que sólo hubo uno, estaba ayer comentando el partido. Le perdió ese exceso de individualismo, pero sí es cierto que tuvo momentos de peligro.
  • Raúl: Desaparecido como un náfrugado. No ha demostrado ni una virtud y un gran defecto: no se le vio nada. Éste no es Raúl, que nos lo devuelvan, por favor.
Pese a este panorama, sí hay varios apuntes positivos. Lo primero es el buen momento de Torres, que lleva peligro en cuanto tiene la pelota en los pies. Le necesitaremos así. Lo segundo, y más destacable, es que lo de hoy era una pachanga, que lo difícil estaba ya aprobado con mucha nota y que fue por los otros once, los titulares.

martes, junio 20, 2006

No todos los días son soleados

Ayer en Stuttgart no lucía el sol. Es más, incluso llovió. Y el partido comenzó nublado para nuestra selección que salió algo menos enchufada que ante Ucrania y de ahí que nos costase tanto. El gol tunecino llegó por una serie de infortunios, aunque para mí el más grave fue el de Pablo, de largo el peor jugador del once español. Sin embargo, España se fue rehaciendo.

Tomó el timón Xabi Alonso, el jugón que menos llama la atención, pero de los que mejor entiende el fútbol. Recupera, no falla un pase y aporta el equilibrio necesario, ordenando todo desde el pivote. Pero el gol no llegaba. Más por una escasez de buenas combinaciones en la zona de creación que por otra cosa. Senna estuvo desconectado, desaparecido y Xavi no rindió al mismo nivel que ante Shevchenko y compañía.

Luis movió piezas con acierto en el descanso, dando entrada a Cesc y Raúl, aunque yo hubiera preferido ver también a Reyes. Sí es cierto que la entrada del sevillano del Arsenal hubiera cortado las continuas internadas de Pernía, que al fin, en la segunda mitad, venció su timidez. Y apareció Raúl, el que nunca hace nada, el cuestionado. Lo celebró con rabia. Él fue quien abrió el camino de la derrota, hizo un gol de los suyos para desatascar el partido. Ya se sabe de la importancia del primer gol, del desbloqueo psicológico que supone. Raúl, siempre Raúl, en fin.

Luego apareció el chaval, el verdadero niño que ha hecho mayor a Fernando Torres. Cesc Fábregas vio el espacio que nadie ve, al más puro estilo Riquelme. El chaval catalán da un plus de calidad al juego de la selección que resulta necesario en los momentos difíciles. Y Torres, este año sí, no falló. Se fue en un alarde de potencia y velocidad, al más puro estilo Henry y definió como un gran delantero. Aunque eso no nos hizo olvidar todo lo que lleva hasta ahora fallado. Bien por Torres, que ya es máximo goleador del Mundial y esto le puede servir para coger confianza. Luego, el penalty (esta vez sí fue) lo tiró mal, fatal, y el veterano protero norteafricano se lo tragó, entrando escurrido por debajo de su cuerpo.

Entonces sí, con el 3-1 salió el sol y todos nos calentamos. Volvimos a creer. Porque, cuando el día sale lluvioso, hay que fajarse, sacar el paraguas y las botas de goma para no empaparse en los charcos. Cuando llueve, pues, hay que saber salir al paso y no quedarse deprimido en casa. Así lo hizo ayer España y ya miramos al futuro con otro aire. Sabemos competir. También en eso pecábamos hasta la llegada de Alemania. ¿Seguiremos creciendo?

lunes, junio 19, 2006

La reconciliación

No sé cuándo comenzó mi enfado, mi ruptura con el Logroñés. Quizá fue en el 2.000, en la época del primer descenso por impago. Aquel enfado me privó de ver el que hasta hoy es el último ascenso. Fue también a Segunda B, como lo va a ser el de dentro de una semana. Ya en la categoría de bronce le di mi segunda oportunidad al club de mi casa, de mi gente, de mi tierra, pero me volvió a traicionar en 2.004, con el segundo descenso por impago. Aquella traición fue mucho más trágica, más dura y, seguramente, más difícil de olvidar. Ver a Fernando Marín llorando en la sala de prensa de Las Gaunas me rompió. Me pregunté entonces si el fútbol valía la pena cuando conllevaba ese sufrimiento en tanta gente.

Así que me aparté, enfadado, del Logroñés, pese a que le tenía un enorme cariño, como se le tiene a una ex novia con la que sabes que no te conviene volver. Por eso, el año pasado vi con lástima que no se llegara ni a clasificar para el ascenso a Segunda B. Por eso, esta temporada comencé muy pasivo con el club, desconfiado a la vez de que pudiera hacer algo que volviera a hacer felices a sus aficionados.

Algo parecido debía de sentir mi abuelo, Agustín Íñiguez 'Pirulo', que jugó en el Logroñés allá por los años 40 y dejó de ir a Las Gaunas con el equipo recién subido a Primera División. Su enfado, por causas que ahora ya no puedo preguntarle, le privó a él de ver los años dorados en directo y sólo los leía en el Marca y en el Diario La Rioja. Mi abuelo falleció en 2.002, pero su recuerdo sigue vivo y he tenido la oportunidad de ver todos sus recortes de la época en la que vistió la blanquirroja, así como algún carnet de socio del Logroñés. Dejó este mundo cabreado con el club que gozó de su zurda.

Ayer otro zurdo comenzó a volver hacerme creer en el Logroñés. Fue Omar, con el primer gol. A partir de ahí se produjo un punto de inflexión en mis sentimientos. Tras el primer tanto, llegaron otros tres y cada uno lo celebré como nunca, jamás, lo había hecho. Los dos últimos fueron de Fernando Marín, el mismo al que vi llorar, también traicionado por su Logroñés y que ayer volvió a sonreir y a gritar. No podía ser otro, tenía que ser Marín el que acudiera al rescate de una ruptura de la que también él fue protagonista. Terminó el partido y, juro que es cierto, tuve momentos en los que me costó contener la emoción.

Sí, sé que debo tener imparcialidad, que a veces ejerzo de periodista, pero no puedo ocultar mis colores. Creo que decirlo, me obliga también moralmente a reconocer los errores del Logroñés, así lo he hecho siempre. Por eso no veo nada malo en reconocer que soy blanquirrojo, porque mi pasión no me ciega. Es como cualquiera de mis hermanas, a las que quiero con locura, pero si cometen un error, seré el primero en decírselo. Y qué quieren que les diga. Ayer creo que volví a hablar con mi abuelo. Y sé que él también volvió a reconciliarse con el Logroñés. Porque la blanquirroja volvió a ser fiel a su historia. Porque los 18 jugadores que ayer saltaron al césped sabían que defendían el escudo de una entidad histórica en La Rioja y en el fútbol español.

Quizá luego vengan mal dadas, tal vez el club se vaya al garete por el infortunio extradeportivo. No lo sé, y me da igual ahora mismo. Es momento de disfrutar, de sentirnos logroñesistas, de darle una nueva y quizá última oportunidad al Logroñés. Nos hemos reconciliado. Ojalá que dure.

Adiós al infierno

Quedan 90 minutos, sí, es cierto, pero el Logroñés, tras lo visto ayer en Las Gaunas, tiene pie y medio en Segunda División B. Para los chavales del Zaragoza, el 4-0 endosado ayer es una cota quizá inalcanzable frente a unos jugadores blanquirrojos que no fallaron en el momento más importante de la temporada. Así, el sueño del Logroñés comenzó anoche a hacerse realidad, con una afición entregada en cuerpo y alma a un equipo que se resiste a morir, al que han querido matar desde dentro y desde fuera, pero que aún hoy sigue vivo, caminando.

Los dos primeros goles llegaron de las botas de Omar, a quien sólo le faltó gritar el me lo merezco de Míchel. Porque Omar sí se los merecía. Fue el mejor jugador blanquirrojo de la pasada y desastrosa campaña en la que no se logró el ascenso y este año, aunque con críticas, ha repartido talento desde una ubicación, la de extremo zurdo, que no es la suya natural.

Fernando Marín fue el autor del otro par de goles. Para el que no lo sepa, Marín es, junto a Jordi, el único blanquirrojo que ha militado en el Logroñés en Primera, Segunda, Segunda B y Tercera División. Un mito, un grande de Las Gaunas. Un jugador símbolo que nunca ha fallado al club en el que creció. Fernando, sí, tú también te lo mereces, quizá más que nadie.

Ahora, podríamos enredarnos a hablar de tecnicismos del fútbol, de cómo planteó el partido, pero todo eso no fue lo importante. Lo grande, lo realmente bonito fue ver a 3.000 (o las que sean) personas volcadas con un sueño, tal vez utópico o tal vez no, con una ilusión, un sentimiento: el Logroñés. Volver a creer en él. Todos nos sentimos como esa selección de Ecuador en el Mundial diciendo "sí, se puede". Claro que se puede, es cuestión de remar todos en el mismo sentido, como sucedió ayer en la grada.

Sí se puede, y sólo faltan 90 minutos para dar el primer paso. Será en La Romareda, un estadio de Primera para escribir otro capítulo de un bonito sueño: que la blanquirroja vuelva pronto a instalarse en la élite del fútbol español. Y mientras, yo doy gracias a Dios por el fútbol, gracias a Dios por el Logroñés y gracias a Dios por ayer llenarme de tantas emociones encerradas en un campo de fútbol bajo un escudo parecido a la Estrella de David.

¡Aúpa Logroñés!

miércoles, junio 14, 2006

Ahora sí podemos creer

Vale, no fue penalty, lo admito como deberíamos hacer nada. Pero, sí era falta y roja. Y, a pesar de esa jugada, España ha dado un puñetazo terrible sobre la mesa. Se ha mostrado como la mejor selección que se ha visto en Alemania y ha regalado un partidazo a todos los aficionados del mundo. La diferencia es que sabemos a lo que jugamos, y jugamos al fútbol. Un Xavi inmenso, acompañado de Xabi Alonso y Senna, ambos dando equilibrio y tocando con seriedad, pese a que el hispanobrasileño ha estado nervioso en algunas fases.

Pero, el fútbol empieza desde atrás y ahí teníamos a Puyol, protagonista de las peores pesadillas del desaparecido Shevchenko. Muy bien Sergio Ramos, animándose al ataque y tan seguro como agresivo atrás. Me encanta la movilidad y la circulación del juego en la zona de creación, así como el peligro que llevan los tres de arriba. Muy bien tanto Luis García que, sin hacer su mejor partido, ha sorprendido en varias acciones. Torres, a lo suyo. A veces inseguro, otras veces intentando el gol... hasta que llegó tras un jugadón de Puyol cuando nadie lo esperaba por ahí arriba.

En definitiva, el mundo entero ha podido gozar de un equipo que juega y muy bien al fútbol. La Roja ahora coge un buen saco de confianza que ha de terminar por llenar ante Túnez y Arabia. Somos los mejores de lo que va de Mundial y eso ya no nos lo quita nadie. Ahora, hay dos partidos para confirmar lo de hoy y luego a creer, y quién sabe si a soñar...

martes, junio 13, 2006

Apuntes sobre el Mundial

  • Alemania me pareció un equipo demasiado vulgar, nada del otro mundo, que abrió la lata con un golazo que no va a meter en cada partido. Muy flojita en defensa y cualquier equipo con un medio campo le puede hacer pupa.
  • Inglaterra sigue sin funcionar con el pedazo de centro del campo que tiene. Eso sí, cuando lo haga y se sume Rooney al ataque, puede dar auténtico miedo. Serios atrás y muy bien Joe Cole. Engrandecieron a Crouch (sí, a pesar de su estatura) y no es para tanto. Luego nos quejamos de nuestra falta de gol. Por cierto, me gustaba más la Paraguay de antaño, incluso con Chilavert bajo palos.
  • Gran mérito el de Trinidad y Tobago ante una muy desafortunada Suecia de cara a puerta. Por desgracia para los caribeños, un equipo que esté más inspirado en la definición, les puede cargar un saco de goles a la espalda. Ibrahimovic me sigue sin parecer un crack a la altura de los mejores. A veces, incluso, parece un delantero vulgar.
  • Sin grandes alardes, Argentina me pareció el equipo más sólido de lo que va de torneo. Buen trabajo de Cambiasso y Mascherano en la medular, Crespo y Saviola haciendo lo suyo y una pareja de centrales, Ayala-Heinze de lo mejor del mundo. Dependió en exceso de Román Riquelme. Pero cuando el peso se reparta entre él y Messi la historia puede ser más favorable. Más minutos para Aimar, por favor. Sorín, con su caos por la banda izquierda, me encanta. Me esperaba más de Costa de Marfil que fue bastante mediocre para lo que parecía.
  • Hablan de un estilo Van Basten de llevar a Holanda y a mí lo único que me pareció es que es Robben y 10 más. Me enamoraba más la vieja escuela de la naranja mecánica con los Seedorf, Bergkamp, Davids, los De Boer... Creí que Seneijder y Van Persie darían más de sí. Habrá que ver cómo evolucionan.
  • No me desagradó Irán que estuvo a punto de darle un disgusto a México. La Volpe se lía con extraños cambios de posición que en nada benefician a su equipo.
  • Con Portugal irrumpió Figo, ante unos defensores ciertamente cándidos eso sí, y todos recordamos la escasa preparación física del Real Madrid. Lamentable que el luso rinda ahora mejor que hace un año y medio. ¿Qué ha pasado en África para que esté Angola en Alemania?
  • Estados Unidos se comerá el mundo, pero nunca el soccer. Creo que les falta demasiada tradición e incluso asentar algunos conceptos, pese a que se está europeizando. Mucho Rosicky, es una pena que nos lo vayamos a perder en la Liga por culpa de su cambio de idea y fichar por el Arsenal. La República Checa va a ser un equipo incómodo.
  • Por último, de lo jugado hasta el momento, Italia sigue a lo suyo. Con problemas, sin un juego que enamora... pero ganando. Aunque a una tímida Ghana que tampoco me explico cómo ha llegado hasta aquí. Muy bien Luca Toni y Pirlo.
  • Y sobre España... pues esperando. De momento ninguna favorita ha fallado, y eso nos produce cierto mal rollo. Pero, hay que confiar. Somos mejores que Ucrania, que no es para tanto. Me gusta que Xabi Alonso se perfile como titular. Por cierto, el incidente con Cañizares me parece que se ha sacado de quicio. Luis es Luis, y sigue invicto...

lunes, junio 12, 2006

La imagen como mentira en el Diario Montañés

El CD Logroñés logró ayer en Escobedo el pase a la segunda fase por el ascenso a Segunda B, pese a su derrota por 1-0, ya que de Logroño llevaba un 2-0. Pero, más allá del partido, en el Diario Montañés le han dado especial importancia a un suceso ocurrido tras los 90 minutos. Uno de los tres autobuses que trasladaron hasta la localidad cántabra a los aficionados blanquirrojos, partió de vuelta sin sus ocupantes. La razón del conductor fue los malos modales empleados en la ida por los simpatizantes logroñeses. Las peñas ocupantes del autocar en cuestión eran Fan Club, Tripi y Gaunas Sur, es decir, las tres más efervescentes. Sin embargo, algunas de las cosas que cuenta el Diario Montañés en su crónica de los hechos no tienen nada que ver con la realidad. Para comenzar, la foto y su correspondiente pie de foto:
Un gol de Armiche en el minuto 90 clasificó al Noja para la siguiente fase
Los aficionados del Logroñés se enfrentaron a los efectivos de la Guardia Civil. / SANE

En el momento que fue tomada la instantánea no se dio ningún tipo de enfrentamiento con la Guardia Civil, ya que los numerosos aficionados blanquirrojos tan solo celebraban la victoria de su equipo y la Guardia Civil estaba allí por si acaso había algún tipo de desorden y para no permitir que nadie alcanzase los vestuarios. A continuación les muestro un vídeo colgado en cdlogrones.com que muestra claramente cómo transcurrió la celebración. Entre los aficionados del Logroñés podrán ver a varios guardias civiles con total tranquilidad y sin que nadie se enfrente a ellos:



En definitiva, al menos en lo que a la edición digital se refiere, en el Diario Montañés se le da mayor importancia a algo que no existió que a lo verdaderamente importante y real: la derrota del Escobedo a manos del Logroñés en la eliminatoria.

Actualización: He encontrado en la web de la peña Fan Club un vídeo bastante más claro que el anterior de cómo fue el momento de la celebración en el que fue tomada la foto del Diario Montañés, aquí lo tenéis:

domingo, junio 11, 2006

Los botellines del Mundial

Supongo que se habrán dado cuenta de que los botellines o bidones que utilizan todas las selecciones del Mundial son de color amarillo, proporcionados por la propia organización. La pregunta es qué hará Luis, ¿mandará sustituir esos botellines por otros de otro color?

jueves, junio 08, 2006

Nadie habla de Luis García (y todos deberían hacerlo)

Desde que la selección se concentró, hemos vivido momentos de eterno debate. Que si Raúl debe ser titular, que si mejor no, que si Villa sí, que si Reyes también... Pernía titular y no Antonio López... Las disputas de siempre con nuestra selección que nunca goza de un once claro. Pero, nadie se acuerda de Luis García, nadie reivindica su importancia. Creo que todos deberíamos recordar la repesca, en la que tuvo un gran mérito el mediapunta catalán con su hat trick en el partido del Calderón ante Eslovaquia.

Reconozco que tengo una debilidad con Luis García, que me parece un jugador genial, capaz de aparecer por cualquiera de los frentes de ataque y que goza de una gran fantasía en los metros finales. Él mismo reconocía que mete los goles imposibles y falla los cantados, precisamente, por eso quizá lo necesitemos. Porque Villa y Raúl son capaces de meter los cantados, mientras que Luis García aparece en cualquier momento del partido para desequilibrarlo. Por eso, yo reclamo la titularidad indiscutible para el jugador del Liverpool.

martes, junio 06, 2006

Julen, tranquilo, Logroño está contigo

Julen Lopetegui fue portero del Logroñés en los años dorados. Fue, siendo aún blanquirrojo, convocado para el Mundial de Estados Unidos en el 94. Era un porterazo, de lo mejor que pasó por Las Gaunas. Luego se fue el Barça y erró. Ahora, trabaja para La Sexta durante el Mundial. Así fue su debut:


La Sexta: Este Mundial tumbamos a todos