martes, octubre 10, 2006

¿Y qué hay del Logroñés Club de Fútbol?

El Logroñés Club de Fútbol, club rodeado de la polémica surgida por su denominación, vive en aparente tranquilidad en el grupo II de Segunda B. Tras vencer al histórico Club Deportivo Logroñés en el derbi (1-0) el pasado 10 de septiembre, los rojiblancos que preside Eduardo Blanco asestaron el segundo puñetazo en el rostro del histórico, con una victoria judicial hace diez días que les permite utilizar la denominación de Logroñés.

Pero, problemáticas extradeportivas aparte, el Logroñés CF confeccionó este verano una plantilla muy fuerte este verano. Todas aquellas personas ajenas a Logroño con las que he podido hablar me han asegurado que los riojanos tienen equipo para aspirar al ascenso a Segunda División. Sin embargo, tras siete jornadas ligueras parece o que el equipo está aún en fase de construcción o que los pronósticos son desacertados.

Cierto es que la plantilla cuenta con hombres importantes, como los ex Primera Martín Vellisca, Ibón Begoña y Miguel Escalona, pero, hasta ahora, el equipo no está en la zona alta de la clasificación. Suman nueve puntos en siete jornadas y ocupan el decimotercer puesto de la tabla. Algo falla en el esquema de Balta Sánchez (ex histórico de la UD Salamanca y ex entrenador del Zamora) al que, según parece, sus jugadores no acaban de captar su preciosista idea del juego. Balta, que otra cosa no, pero honrado es un rato, se desvive en cada partido, es un técnico exigente y consciente de que tiene ante sí un reto importante.

En voz alta, nadie en el Logroñés CF afirma que el objetivo es el ascenso, pero esa meta vive latente en el antiguo Recreación. Por tanto, la actual clasificación no puede ser considerada como fracaso (tal y como ocurrió la pasada temporada, con tres técnicos diferentes en el banquillo de Las Gaunas), pero sí se le debe exigir más a un equipo que se autoproclama como futuro del fútbol riojano.

No hay comentarios: