miércoles, noviembre 29, 2006

35 años de mito

El campo municipal de Las Gaunas ha visto muchos mitos vestidos de blanquirrojo pasar por su césped. Si preguntas fuera de Logroño por jugadores del Club Deportivo Logroñés, muchos recuerdan a Abadía, Poyatos, Salenko, Polster, Lopetegui, Cléber o Ruggeri. Los más eruditos recuerdan a jugadores como Hugo de León o el Abuelo Cruz. Sin embargo, cada club tiene su historia particular. Hombre que aparecieron en momentos determinados para unirse de forma definitiva a unos colores, a un escudo. Y, de algún modo, convertirse en símbolos para la parroquia local, alejados de los focos del gran público. Realizando, así, una labor ingrata en este mundo del fútbol, pero realmente satisfactoria en lo personal. Hay jugadores venerados como mitos, intocables, incuestionables hagan lo que hagan.

El cinco de marzo de 1995, Las Gaunas, sin saberlo, vio nacer una leyenda. Aquel día, Logroñés y Athletic de Bilbao jugaban un encuentro de Liga cualquiera, en una temporada fatídica para el cuadro riojano, que culminó con el descenso. Sin embargo, ese día, cuando apenas 24 años le contemplaban, saltó al campo un tal Fernando Marín. Un chaval nacido en Arnedo, una localidad conocida en La Rioja y parte de más allá por sus factorías de calzado. Ese chico, que aquel día jugó los noventa minutos, se desenvolvía por el costado derecho blanquirrojo. Tenía pinta desgarbada, flaco, pero con mucho sacrificio en las piernas.

Marín jugó aquel año cinco partidos, siempre con esa pinta de trabajador, de currante, al que sólo le falta el palillo en la comisura de los labios. Fue habitual verlo sin afeitar, con el pelo revuelto. Bien es cierto que aún era otra época, en la que la imagen del futbolista distaba mucho de ser la de un metrosexual. Pero Fernando era otra pasta. Tenía un aspecto tan típicamente riojano que el pueblo tardó poco en cogerle cariño. Más aún cuando, en la temporada siguiente, logró el ascenso a Primera de la mano de Juande Ramos, un por entonces desconocido entrenador del que aún muchos nos preguntamos por las causas de su no continuidad en Las Gaunas.

Ya en Primera de nuevo, con Rubén Sosa o Marcelo Tejera en las filas blanquirrojas, Fernando Marín jugó 16 partidos. Desde la banda del Municipal se escucharon aquel año improperios contra casi toda la plantilla. Incluso contra otros hombres de la cantera, como Jesús Dulce. Pero a Marín ya se le profesaba cierto respeto. Llegó de nuevo el descenso a Segunda, que no era sino el comienzo de la travesía por el desierto del Logroñés.

Aguantó con el club de su vida hasta que, en el año 2000, la entidad riojana fue descendida a Tercera por impago en la AFE. Marín se fue a probar fortuna a Badajoz, donde permaneció dos temporadas, antes de regresar a Logroño, con el Logroñés ya en Segunda B. Su regreso a casa, a Las Gaunas, sería un paso más para engrandecer el mito. Cuando los problemas económicos azotaron de nuevo a la plantilla en forma de impago, Fernando Marín dio un paso adelante y se convirtió en el mediador, el hombre clave para alcanzar un acuerdo, para que su equipo, el Logroñés, pagara a sus compañeros y a él mismo lo que les debía. En jornadas tediosas y tensas para el de Arnedo, llegó incluso a no poder ir a entrenar en alguna ocasión en el verano de 2004.

Cuando la desgracia se consumó, y el director general de la época, Fran Canal, leyó el comunicado que anunciaba un nuevo descenso a Tercera por impago, Fernando estaba allí, en la sala de prensa. La impotencia se tornó en lágrimas. Su club, su casa, de nuevo al borde de la desaparición. Un nuevo golpe. El diestro centrocampista y lateral decidió irse al Varea, un club de un barrio de Logroño para seguir haciendo lo que ha movido su vida: jugar al fútbol. Ya se le comenzó a llamar cariñosamente Zinedine Marín, sobre todo porque allá, en el Varea, jugaba con total libertad. Su calidad y su esfuerzo estaban por encima de la categoría.

Pero, en verano de 2005, de nuevo el Club Deportivo Logroñés llamó a su puerta. Y de nuevo Marín se vistió la blanquirroja. Desde el lateral derecho logró el ascenso a Segunda B e incluso se destapó con una inaudita capacidad goleadora en algún partido. Curiosamente, esa temporada, la pasada, logró un nuevo hito que engordó el mito. Al jugar en Tercera, se convirtió en el segundo jugador que vestía la blanquirroja en todas las categorías nacionales, junto al logroñés Jordi, hoy en el Mirandés.

Fernando Marín Abizanda cumplió 35 años el lunes. Muchos años para unos, pero no para él, que ha sabido cuidarse. Que ha tenido la honestidad y el compromiso como bandera. En el arranque de la temporada estuvo lesionado, y la afición le echaba de menos. ¡A un veterano de 35 años! Pero, Marín es de esos futbolistas especiales, que llenan de significado la historia, los clubes. Un tipo al que nunca se le ha subido a la cabeza su condición de futbolista. Un joven de 35 años. Una de esas personas que sí puede hablar de logroñesismo. En definitiva, un mito que será recordado por la justicia de la memoria. Felicidades, Fer. Aunque vengan con retraso.

martes, noviembre 28, 2006

El poder del fútbol

Los colores de un equipo, el sentimiento, los recuerdos desde la infancia. Goles cantados, abucheos. Todo eso nos acompaña de por vida a los aficionados al fútbol. Más allá de una simple cuestión deportiva, el fútbol se trata de un elemento incluso de cohesión en la sociedad. Por qué negarlo, el balompié también lleva implícito ese cierto instinto de pertenencia a la tribu, de fidelidad a un símbolo, a unos colores. Para muchos, el fútbol forma parte de nuestra vida, de forma que se convierte en un elemento incluso de arraigo territorial.

Digo todo esto por algo que me sucedió ayer. Desde hace un tiempo, soy asiduo a un bar de Salamanca que han montado dos hermanos argentinos. Y, cómo no, la pasión por el fútbol les corre por las venas. Incluso uno de ellos ya afirma ser seguidor del Atlético de Madrid, el equipo más argentino de nuestro fútbol. Muchas mañanas o tardes, conversamos sobre este o aquel equipo. Sin ir más lejos, el lunes analizamos cada gesto del golazo de Ronaldinho. Les gusta el fútbol, porque, como me decía uno de ellos hace poco, "Argentina se moriría si no existieran las canchas y sus equipos".

Ayer estaba yo por allí, como una tarde cualquiera, tomando una Quilmes. Apareció en el bar un cliente habitual que portaba varios paquetes con fotografías recién reveladas.Tras la barra estaba Guille, el más joven de los camareros y seguidor confeso de Rosario Central. El cliente le mostró las fotos que había tomado en su viaje por Argentina, entre las que estaban las del barrio de Caminito que da nombre al bar por su colorido. Guille estaba contento, se quedaba embobado viendo las fotos de su tierra. Pero, de pronto, el cliente se sacó de la manga el mejor de los recuerdos que podía traer: una camiseta azul y amarilla, a rayas. Era, claro, la elástica de Rosario Central, que le trajo como regalo a Guille. El camarero se puso loco, se la probó y no se la quería quitar. Incluso entonó algún cántico de su hinchada.

En ese momento, mientras bebía la fresca y suave Quilmes, me vino una reflexión. Imaginé irme a Argentina, como emigrante, buscando otra vida, tal vez un futuro mejor. Me imaginé que alguien viniera a España. Y, si esa persona me ofreciera llevarme un recuerdo, ya sé lo que le pediría: la camiseta de mi equipo de fútbol. Nada tan cargado de recuerdos, nada con tanto sabor, nada que me llevara, de algún modo, a mi casa. Y es que el fútbol no es sólo un deporte. Sobre todo cuando te toca el corazón.

No sé si Cannavaro se merece el Balón de Oro, ¿y tú?

Demasiada polémica se ha levantado entre los opinadores futbolísticos, teóricos analistas, que acusan a France Football de haber entregado un Balón de Oro inmerecido a Fabio Cannavaro. Se llevan las manos a la cabeza, usan como argumento que sí, que Cannavaro fue el mejor del Mundial, pero este galardón no puede premiar tan sólo un buen mes.

Sin embargo, dudo mucho que en España haya alguien que haya seguido tanto a la Juventus (al margen de contadas excepciones), para afirmar que Cannavaro sólo tuvo un mes espléndido. Yo, desconozco si Cannavaro lo merece más o menos que otros como Eto'o o Ronaldinho, porque no seguí durante la pasada campaña a la Juventus tanto como para sacar una conclusión. Pero sí es cierto que, en año de Mundial, el premiado suele ser alguien que ha sobresalido en la cita. Por eso no ha sido para Henry, que pasó por Alemania con más pena que gloria, ni para Eto'o, que ni siquiera estuvo, ni para Ronaldinho (¿fue su gemelo el que jugó el Mundial?).

En definitiva, esta polémica creada en España, por encima de cualquier otro país, viene suscitada por ciertos piques en la prensa claramente culé. Es decir, por esos columnistas que utilizan su tribuna para demostrar su fidelidad a la causa. Me refiero a las plumas que tan magníficamente analiza Miguel Gutiérrez en 'La libreta de Van Gaal'.

P.D.: No escuché ayer El Larguero hasta última hora, pero leo, precisamente, en La libreta de Van Gaal una magnífica frase que dejó ayer Juanma Trueba en su reflexión del programa de José Ramón de la Morena: "Los premios pueden discutirse hasta que se entregan. En ese momento, lo más elegante es aplaudir".

martes, noviembre 21, 2006

Más datos sobre Alejandro Moreno Martín

Según la información que se dio desde el club y que yo publiqué en diario La Rioja, Alejandro Moreno Martín salió nombrado consejero de la asamblea de accionistas celebrada el 5 de julio en el edificio Las Palmeras, a eso de las tres y pico de la tarde.

Pero, ¿en calidad de qué acudió a esa asamblea? Pues bien, Alejandro Moreno acudió en representación de Escuela Internacional de Fútbol S.L., que es la empresa propietaria del 99,62% del total del capital social del Club Deportivo Logroñés Sociedad Anónima Deportiva. ¿Y qué otro accionista estuvo presente en la mencionada asamblea? Alberto González Atanes, en representación de Emilio Ganuza Bacaicoa, titular de 600 acciones.

A mí, así de primeras, se me ocurre una pregunta que espero encuentre respuesta. ¿Por qué fue Alejandro Moreno Martín en representación de Escuela Internacional de Fútbol y no Juan Hortelano Peñalver?

lunes, noviembre 20, 2006

El misterioso mensaje

Hace escasa media hora, un usuario anónimo ha dejado un comentario firmando como Alejandro Moreno y que transcribo a continuación:
" Qué importa Hortelano en toda esta historia si yo, Alejandro Moreno soy el accionista mayoritario de Escuela y no él.
atanes me conoce y lo sabe, la Fiesta empieza ya.
Pobres Peñas.
Pobres foreros borreguiles de los ayatolás.
Pobres aficionados tragalotodo.
Pobres incautos de politiquillos regionalistas manipuladores torpes..
La guerra ha empezado y yo soy el unico que puede hablar."

No sería misterioso si no fuera por la utilización del nombre que hace este usuario. Porque Alejandro Moreno Martín es uno de los cinco consejeros que fueron nombrados el pasado 5 de julio en el edificio Las Palmeras. En aquella asamblea de accionistas se vivió un momento tenso, que no llegó a trascender, cuando Alberto González Atanes trató de impugnarla, acompañado de Julio Jiménez.

La pregunta es ¿quién ha dejado ese mensaje? ¿Con qué intención? Y sobre todo, ¿por qué quien quiera que sea utiliza el nombre de Alejandro Moreno para decir frases como las que pone en el mensaje?

El caballero del White Label

La noche permanecía tranquila. Era un día laborable. En fin, una de esas jornadas en las que tan sólo se acercaban por el bar aquéllos que salen tarde de trabajar. En su gran mayoría, gente de traje y corbata que acuden al calor del alcohol con hielos para el relajo final del día. Reuniones tardías, trabajos en horas post laborales, alguna copa después de una cena. El bar tenía la luz baja y la música no demasiado alta. El olor a tabaco se fundía con el aroma a madera de la tarima, la barra y las banquetas. Sonaban canciones elegantes ante los oídos de dos tipos en la barra y cuatro sentados en una mesa. La hora de cerrar estaba cerca, a menos de 30 minutos.

viernes, noviembre 17, 2006

Pocos puntos aclarados

Lo primero de todo, disculpen las molestias todos aquellos que han escrito comentarios y no han obtenido respuesta por mi parte. Ayer me pasé la tarde metido en un coche viniendo a Logroño y hasta entrada la noche no entré en contacto con el ordenador.

Pero eso fue ayer. Hoy me he levantado y he echado un vistazo a los periódicos. Tras leer una y otra vez lo que Hortelano dijo ayer en la lectura del comunicado (una rueda de prensa incluye preguntas de los medios), no me queda nada claro. Bueno, sí. Que al CD Logroñés no ha llegado la demanda, pero no porque no exista, sino porque, como bien explica Sergio Moreno en El Correo, ni siquiera ha llegado a manos del juez. Por cierto, magnífica la noticia de Moreno, que ya sólo con el título habla bien clarito ("La demanda de Atanes obligaría al Logroñés a justificar que puede hacer frente a los pagos").

Otra cosa que me ha parecido entender es que con los 4.000 y pico euros que se le han abonado a Atanes, no se evitaría la retirada de la demanda, ya que el abogado gallego exije unos 150.000 euros en la demanda (la cantidad es los 23.700.000 pesetas de los que hablamos el otro día).

Y vamos resumiendo lo que se presenta como un culebrón complicado. Serán otra vez días de tensa espera, mientras Hortelano se encuentra con un nuevo obstáculo en su labor al frente del Club Deportivo Logroñés. Lo bueno es que ha llegado la hora de demostrar que el club puede salir adelante en manos del ex ciclista madrileño. Esto ya no es la Afe, de lo que aquí suceda depende mucho más que jugar en Segunda B. Depende la existencia de un club con 66 años de historia.

P.D.: ¿Dónde carajo se ha metido Alberto González Atanes?

miércoles, noviembre 15, 2006

Dos jornadas que han cambiado este blog

Hasta ayer este blog era el hobby de un tipo al que le gusta el fútbol, el periodismo e internet. Pasaba sin pena ni gloria por la Red, con apenas unos pocos lectores. El ritmo de publicación y actualización de este espacio había caído en exceso en los últimos meses, pese a mis intenciones al inicio de la temporada. Este blog, por tanto, era una pequeña mota en la montaña de la blogosfera. Si bien es cierto que en algunas ocasiones sí tuvo cierta relevancia, lo cierto es que ha sido un espacio reservado casi para mi propio gozo y disfrute. Cuando me apetecía analizar u opinar sobre algo, lo hacía.

Sin embargo, ayer, pero sobre todo hoy, la situación para el blog ha dado un vuelco. Lo de ayer fue más polémica que otra cosa, pero el nivel de visitas y de comentarios ascendió considerablemente. Uno escribe un blog, además de por puro onanismo, porque le gusta que le lean. Por lo mismo que uno estudia periodismo, por lo mismo que uno escribe. Al fin y al cabo, nadie hace un blog o escribe en un periódico para que no le lea nadie. Esto puede parecer que lo único que se buscó con la entrada de ayer era notoriedad. Nada más lejos de la realidad. Escribí ese texto pensando que se quedaría para mí y mis escasos lectores. Sin embargo, alguien decidió que debía ser publicado en CDLogrones.com y todo se disparó. Agradezco, en este caso, la visita de todos aquellos que pasaran por aquí ayer y, especialmente, a los que tuvieron a bien dejar un comentario.

Así que hoy, a eso de la hora de comer, me ha llegado el indicio de una noticia que, tirando del hilo, se ha confirmado. La he publicado aquí y alguien, de nuevo, ha tenido a bien colgarla en CDLogrones.com Y en ese momento, se ha liado. A esas horas no era vox populi en Logroño la noticia. Me consta que mucha gente se ha enterado por este blog. Siento haber inquietado y haber hecho trabajar a la gente. Siento incluso haber pisado la noticia. Pero el hecho merecía ser contado en cuanto tuviese constancia. Yo sólo he encendido la mecha. Tampoco esperaba que fuera a tener la relevancia que ha tenido.

Como podéis imaginar, el nivel de visitas ha aumentado. Y eso es gracias a todos vosotros. A los que habéis leído este blog, a los que habéis incluso dejado algún comentario. A los que me habéis echado una mano. Este blog no puede ser el mismo a partir de hoy. Este blog, sólo por aquellos que ayer y hoy han entrado, debe permanecer activo. En definitiva, este pobre machacateclas ve cómo este espacio cobra realmente sentido.

Seguiremos informando, opinando o lo que haga falta.

Atanes insta la quiebra

El ex abogado gallego del Club Deportivo Logroñés ha instado la quiebra del club blanquirrojo...
Actualización: La noticia sigue sin ser oficial, incluso en el Club Deportivo Logroñés parecen no saber nada y dicen haberse enterado por este blog. Sin embargo, como bien me apuntan en los comentarios se desconoce si Atanes ha presentado la solicitud o si ésta ha sido admitida a trámite.
Actualización: Curiosamente, me comentan que hace no demasiado se ha visto a Alberto González Atanes en Logroño.
Actualización, 22.05 horas: Dos versiones respecto a la cantidad que se le debe al abogado González Atanes: 4.000 euros, según un forero de CDLogrones.com, y 23.700.000 pesetas, según me han comentado.
P.D.: Continuamos tratando de esclarecer todo este asunto, aunque les advierto que desde aquí es una ardua tarea.

martes, noviembre 14, 2006

Cuando el fútbol se convierte en guerra


El fútbol en Logroño aburre. Dos equipos que se llaman Logroñés en Segunda B y ninguno de ellos es capaz de dar una verdadera alegría. Tan sólo conflictos, acusaciones, dimes y diretes. Mientras, la afición, lejos de estar dividida, cada vez se abona más a Digital + para ver fútbol y no tener que soportar el bochorno continuo. Lo peor de todo, más allá del deporte en sí, es cuando alguno confunde las cosas. Cuando uno cree que está en el bando de una guerra y no apoyando un equipo de fútbol.

El pasado domingo, La Cepa Blanquirroja, una peña del histórico Club Deportivo Logroñés, confundió fútbol y guerra. En una revista que edita para cada partido de su equipo en casa, sacó la página que estaba encabezada de la forma que ven en la imagen. En ella, aparecían aficionados y directivos del Logroñés Club de Fútbol, señalados como tránsfugas, con nombres y apellidos. Gente que incluso sigue siendo socia del CD Logroñés. No muestro la página completa por no echar más leña al fuego y porque es de justicia respetar que la gente pueda pasearse con tranquilidad por Logroño.

Esto roza lo absurdo. Señalar a la gente, tratar de culpabilizar a personas que tan sólo apoyan a uno u otro equipo de fútbol. Lo cierto es que los afectados ya se están moviendo para tratar de solucionar el tema. En estos instantes se está produciendo una reunión entre un representante del Logroñés CF y el Delegado del Gobierno en La Rioja. Este tema puede escaparse de las manos. Todos deseamos que no ocurra, pero mañana cualquier cafre puede pasarse de la raya con los que aparecen en la revistilla señalados como tránsfugas.

P.D.: Resulta más sencillo ver la paja en el ojo ajeno, que la viga en el propio (Para quien corresponda).
P.D.2: He eliminado lo que aquí ponía por el capón acertado y recibido desde CDLogrones.com
No puedo criticar lo que se ha hecho y pedir que se publique. Sé aceptar las críticas cuando éstas tienen fundamento, como es el caso.
P.D.3: Le diré al mismo tipo al que le doy la razón (un tal Contri), que no la tiene cuando me acusa de perder la objetividad. Ha de saber que no sólo de géneros informativos vive el periodismo y en este caso no utilizo un género informativo. Estoy dando datos acerca de lo sucedido al mismo tiempo que me posiciono con argumentos. El género argumentativo existe y, usted disculpe si en algún lugar ha leído que éste es un blog únicamente informativo. Llegado el caso, si tuviera que puramente informar, esté usted tranquilo que lo haré.
P.D.4: Nada tiene que ver que haya algún amigo implicado en el asunto para que me parezca mal Por cierto, ¿corporativismo? ¿Acaso sale retratado en la página algún periodista? Yo creo que no, infórmese mejor.
P.D.5: Le devuelvo la pregunta: ¿Tan sólo los simples aficionados pueden despotricar? Yo también tendré mi derecho a opinar, qué carajo. Le recuerdo que ejerzo de periodista e informo de vez en cuando en Diario La Rioja, mientras que éste es un blog personal. Por cierto, puede contestar aquí con total tranquilidad, tiene todo el espacio de los comentarios para usted...
P.D.6: Con esto acabo. Le aseguro que a mí esta guerra me sobra. Si quiere saber más, creo que incluso lo mejor sería no acudir a los juzgados. Pero los afectados están en su derecho, faltaría más.