viernes, agosto 31, 2007

Ni un día tranquilo

Trato de alejarme de la realidad futbolística logroñesa. Trato, en fin, de alejarme del trabajo para ocuparme de un examen. Y consigo estudiar, pero no alejarme por completo de la actualidad. Ahora resulta que el Logroñés Club de Fútbol jugará el domingo ante el Sestao en el Mundial 82 y no en Las Gaunas. Si su presidente, Eduardo Blanco, y su junta directiva así lo consideran, me parece correcto. Si se sienten perjudicados, me parece correcto. Están en su derecho. Lo que ha sentado mal en el seno del club rojiblanco es que no se les permita utilizar el palco. Según he podido escuchar al gerente de Logroño Deporte, José Luis Gilabert, (gracias a alguien que acertadamente me ha llamado y me ha puesto al teléfono Radio Rioja Cadena SER) lo único que no puede utilizar el Logroñés CF es el palco de Las Gaunas, así como el aparcamiento al completo (aunque el Ayuntamiento pone a disposición del club ocho plazas de párking). Lo que ha sentado mal a la entidad capitalina es el no poder usar el palco. La excusa es que el CD Logroñés ha puesto ya allí sus trofeos. En cuanto a eso, he de decir que las diferentes placas y copas que posee el club blanquirrojo estaban el lunes en la oficina y no en el palco. Probablemente, han sido trasladados estos días.
Que hagan lo que quieran, que jueguen donde quieran. Los dos equipos. ¡Pero que me dejen al menos un día tranquilo! Saludos cordiales desde la ciudad del Tormes, la ranita y la Plaza Mayor.

Hagan caso, olvídense

Leo hoy la columna de mi compañero Pablo Álvarez en La Rioja y no puedo sino esbozar una sonrisa. Han sido varias ya las disputas dialécticas por el tema del deporte (y con él, el fútbol) en la redacción. En ellas, probablemente perdido por mi sentimientos (en los que se mezclan rabia y amor al fútbol) he subido el tono en alguna ocasión, incluso he caído en palabras imposibles de reproducir por respeto -nunca dirigidas contra mi compañero, obvio-.

Pero hoy he de estar de acuerdo con lo que expone. Una de las causas de la situación actual del equipo que más alto ha llevado el nombre de esta ciudad, el CD Logroñés, está en la actuación, mejor dicho, en la intervención desafortunada de los poderes políticos. Tanto, que se ha convertido en un punto fundamental de todo programa electoral que se precie. Como si cada nueva idea llegase para mejorar. La penúltima intervención fue el famoso convenio de 50 años por el estadio Las Gaunas. La solución, en fin, a la putrefacta situación económica del club. Lejos de servir de tabla de salvación, se convirtió en arma arrojadiza.

No se queda ahí el asunto de los políticos y el deporte. Nuestras discusiones suelen girar en torno a mi oposición al Ciudad de Logroño de balonmano (ahora Naturhouse Logroño) en cuanto al club como idea política, como intento de encubrimiento de errores. Es decir, como ya he mencionado en varias ocasiones, no tengo nada en contra de la gente que lleva toda su vida trabajando por ese deporte y ahora disfruta con un equipo en Asobal. Por favor, entiéndanme. Mi oposición nace por culpa de la intervención política, del intento de hacernos olvidar otras actuaciones lamentables y cuyas consecuencias pagamos aún hoy. Y si algún día (Dios no lo quiera) los hoy palmeros dejan a la deriva al Ciudad de Logroño, aquí tendrán al primero que defenderá su causa.

A diferencia de mi colega Álvarez, yo no dejé de ver al Logroñés cuando dejó de estar en Segunda. Es más, puedo asegurar que he ido más a verlo en Segunda B y Tercera que en Segunda A. Y he visto cómo los políticos nos endiñaban propietarios que luego abandonaban la ciudad y si te he visto no me acuerdo. He sufrido en mis carnes de aficionado promesas, palabras y hechos. Y la conclusión es que los políticos dejen de meter la pezuña. Que si la meten sea con coherencia. Que si la meten sea para ayudar de verdad. Y si no olvídense del deporte y del fútbol, por favor. Ahí, Pablo, tenemos un punto de encuentro. Lógico.

Sobre el diseño y una recomendación

En primer lugar, agradecer a los lectores que en los diferentes foros (CDLogrones.com y Futbolplus) han opinado sobre el rediseño. Gracias a ellos creo que poco a poco vamos mejorando el aspecto visual de este blog. Arranca una nueva temporada en la que trabajaré más que nunca (ya lo comprobaréis en las páginas de Diario La Rioja) y de ahí el relanzamiento de este espacio, así como la bitácora personal J.L. García Íñiguez, cuyo rediseño se producirá en breve. Quiero puntualizar que el actual diseño de Gol en Las Gaunas no es definitivo y siempre es suceptible de variar, por recomendación vuestra. Al fin y al cabo, este espacio es de todos vosotros que lo leéis.
Quiero aprovechar este post para hacer una recomendación que tengo pendiente hace tiempo. Se trata de Grupo XVI, una bitácora dedicada al fútbol riojano que leo frecuentemente y cuyo editor ya se ha encargado de promocionar aquí en un comentario. Es saludable y de agradecer que haya un blog que haga mención especial del fútbol riojano.

miércoles, agosto 29, 2007

Nadie lo merece

Tengo tan sólo 23 años. Uno menos tenía Antonio Puerta. Esa cercanía generacional es la que me estremece. Ese sentir que la juventud no te hace un superhombre. Puerta era futbolista. Puerta era deportista. Tenía 22 años y la vida decidió castigarle. ¿Por qué? Por alguna razón que se nos escapa, porque nadie merece morir, pero mucho menos a los 22 años.

Cuando leí la ya conocida pancarta, se me puso la piel de gallina. "Tu gol nos cambió la vida. Juntos lucharemos por la tuya". Aquel gol al Schalcke nos cambió la vida a todos. Comenzamos a sentir como nuestro al Sevilla y toda España estuvo detrás de ese equipo que quería hacerse grande. Con Puerta, todos soñamos. Puerta nos llevó hacia una final en la que todos celebramos los goles sevillistas. Al igual que todos nos sentimos partícipes de aquel gol, todos caímos en el césped con él. Todos nos desmayamos de algún modo.

Antonio Puerta no era un jugador del montón. Recuerdo un reportaje en Don Balón en el que se hablaba de su elegancia dentro y fuera de los terrenos de juego. Y así era. De mirada ambiciosa, de rostro de luchador, era un jugador elegante. Un fenomenal lateral izquierdo llamado a cubrir una gran carencia en nuestra selección. Siendo muy muy joven, Puerta recibió una oferta del Betis. La rechazó. Siendo algo más mayor, su club, el Sevilla, le ofreció una salida en forma de cesión para continuar creciendo. La rechazó. Puerta quería triunfar en el Pizjuán. Quería crecer allí. Ejemplos tenía. Como Sergio Ramos o Reyes, Antonio quería jugar y ganar en el Sevilla. Tenía ese sueño. Era un jugador de corazón, de club. Que luchó.

Es cierto que la vida de un futbolista vale lo mismo que la de un fontanero o la de un médico o la de un periodista. Es verdad. Pero cuando un futbolista se va así, hay miles de personas, de aficionados, que sienten que se les va algo. Miles de personas que pierden un ídolo. Miles de niños, de chavales que pierden un ejemplo, un modelo. Por eso todos nos estremecemos. Por eso y porque nadie merece morir. Pero mucho menos a los 22 años.
Gracias, Antonio. Descansa en Paz.

lunes, agosto 20, 2007

Marchando otra de fe de errata

Parece que ya sólo actualizo los blogs para pedir disculpas por mis errores. En esta ocasión, lo hago antes de que nadie se haya percatado del mismo. En la crónica del triangular que el Logroñés ha disputado en la localidad de Agoncillo, afirmo (con ladillo incluído) que tanto Iván Díaz como Santamaría son catalanes, cuando sólo el primero de ellos lo es, puesto que el segundo es de Málaga. Santamaría saltó a la fama con el FC Barcelona, de ahí que me haya traicionado el subconsciente. Por cierto, que del fallo me ha dado cuenta yo solo, tan sólo tres horas después de haber redactado la crónica. Disculpas y gracias.

jueves, agosto 02, 2007

Fe de errata

Hoy, en Diario La Rioja, al margen de la crónica sobre el Logroñés CF-Rácing, sale publicada, también bajo el abajo firmante, una noticia acerca de los amistosos del equipo riojano. En ella he cometido un desafortunado, terrible, confuso, desgradable y extraordinario error por el que debo disculparme ante todos los lectores. Fruto de un despiste, pone en la mencionada nota que el Alfaro juega en Segunda B, cuando en realidad está en Tercera. Espero sepan disculparme. Gracias.