sábado, octubre 27, 2007

La traición de Juande

Hace ya once años. Tal vez demasiados para algunos. No para mí. Aquel ascenso en Toledo significa mi más grato recuerdo como logroñesista en mis 23 años de vida. Fue un logro de Juande Ramos. La directiva del Logroñés por aquel entonces le dio el presupuesto justo para cumplir en la temporada. Juande se apañó un equipo. Le hizo jugar bien (el mejor fútbol de Las Gaunas en los últimos 10 años) y lo subió a Primera. Descubrió a un tal Manel, que protagoniza la cabecera de este blog. Aquél fue un gran año. Pero, alguien en el Logroñés decidió no renovarle. ¿Por qué? Porque era un triste. Que tiene bemoles. No se vuelvan locos: ésa es la única razón por la que Juande Ramos no continuó como entrenador en Las Gaunas la temporada siguiente, en Primera.

Pasó el tiempo y Juande se fue consolidando, haciendo jugar bien a equipos pequeños. A equipos, a priori, hechos para subsistir de la mejor forma posible. Un estilo similar a Rafa Benítez, por cierto, en lo que a sacar el máximo beneficio se refiere. De pronto, Joaquín Caparrós dejó el Sevilla. Alguien, Monchi o quien fuera, decidió que el mejor sustituto posible era un tipo llamado Juande Ramos que había entrenado, entre otros, el Betis. Miradas de sospecha. Juande se instaló en Nervión en silencio. Con esa sigilez que le había provocado ser catalogado de 'triste' por algunos analfabetos futbolísticos de La Rioja. Y Juande Ramos se forjó la leyenda. Comenzó a ganar, a hacer un equipo, un equipazo. Y el Sevilla se hizo grande. Tanto, que tocó mi corazón, un órgano futbolísticamente cada día más tocado en esta ciudad de decepciones constantes. Fue el equipo de Juande, el triste, y no otro el que me unió a Nervión.

Por eso hoy me siento algo parecido a traicionado. Porque el corazón no atiende a razones económicas. Trato de entender al entrenador manchego. Hago muchos esfuerzos. Es difícil rechazar una oportunidad así. La exgiencia en Sevilla es enorme tras tanto éxito. Creo que Juande debería haberse ido en verano. No ahora, que nos deja vendidos. Que nos traiciona.

Pero llega Manolo Jiménez, un hombre de la casa. Un sevillista del último dedo del pie hasta el último pelo de la cabeza. Un capitán eterno. Un tipo que ha creado una factoría de enormes jugadores desde las categorías inferiores. Un sevillista. Uno de esos técnicos que llegan como de rebote pero están llamados a hacer historia. Toda la suerte para él.

Juande Ramos, mientras, coge el avión y se va al Tottenham. Difícil empresa la suya. Veremos cómo le funciona eso de trabajar en un proyecto difuso. Le deseo suerte, no puedo hacer otra cosa. Me ha dado más alegrías que amargores como entrenador. Eso es cierto. Aunque esta traición me escueza en lo más profundo. Y no, Juande no es un triste. Simplemente, es un tipo frío que no se casa con nadie. Pese a que muchos le entregamos el corazón. Suerte, señor Ramos. Pero recuerde que tanto cero en la cuenta corriente no es comparable al amor que recibió en toneladas en Nervión. El Sevilla sigue adelante. Y eso es lo que importa. Dale, Jiménez, dale.

lunes, octubre 22, 2007

Santa victoria

El CD Logroñés, sin hacer su mejor partido, gana al Palencia con dos goles de Santamaría
J.L. GARCÍA ÍÑIGUEZ
Algo debe de tener. Eso pensábamos muchos, eso nos preguntábamos casi todos cuando Sergio Santamaría recaló en el Logroñés. No en vano, el malagueño fue jugador del Barcelona -del primer equipo- y Balón de Oro en el Mundial sub 17 de Egipto hace diez años. Ayer, Santamaría hizo un partido con aroma de gran jugador. Y el Logroñés se benefició de ello.
Seguir leyendo

sábado, octubre 13, 2007

Ahora sí que falta Raúl

Llevo mucho tiempo callado. Sin decir nada. Sin opinar, sin sumarme a la terrible marea que exige el regreso de Raúl a la selección. He pasado todo este tiempo escuchando argumentos. Atendiendo a los ventajistas. Oyendo todo tipo de frases, de tonterías en ocasiones. Incluso he tenido que aguantar que el señor seleccionador utilice el argumento más flojo de todos cuantos se han utilizado. Hasta ahora, tan sólo el hecho de que Raúl sólo tiene que ir a la selección para ser titular me parecía razonable. Hasta ahora, Villa y Torres estaban por delante de él. Y ¿ahora, qué?

Pues ahora, hoy, jugándonos ir o no a una Eurocopa, no están ni Villa ni Torres. ¿No cabe ahí Raúl? ¿No cabe ahora el máximo goleador de la historia de la selección? ¿No cabe el que tira del carro, el jugador más decisivo de la selección en los últimos diez años? Creo que sí. Creo que el combinado nacional ha perdido su única identidad, su real rumbo. Durante años nunca supimos a qué jugábamos, pero, oye, al menos teníamos a Raúl. Teníamos a ese jugador que genera cierto cosquilleo en los vestuarios rivales. Ahora, no.

Hoy vamos de salida con otro Raúl, pero Tamudo. Un magnífico delantero, sin duda. Pero en la fría Dinamarca, y que me disculpe el capitán del Espanyol, su nombre no resuena en las tertulias. Fernando Torres, flamante delantero del Liverpool, sí tiene actualmente ese efecto, al igual que Villa. Pero, oigan, que ninguno de los dos están. Y el tercero, el lógico, tampoco. Raúl González Blanco verá el partido desde su casa, soñando con poder señalarse el 7 con la roja.

Luis se ha enrocado. Ha apostado por su tozudez, su eterna idea de no llevar a Raúl porque no vale como titular. Ya con la baja de Villa, sonaba raro que no fuese el capitán blanco, pero ahora se le echa más de menos. Más le vale a España ganar hoy frente a Dinamarca. Porque sino, a Luis Aragonés se le habrá vuelto el tema Raúl en contra. Su cabezonería le (nos) puede costar demasiado cara. Ahora sí que falta Raúl. Ahora, sí. Nuestra selección es descafeinada. Tal vez con él nunca ganemos una Eurocopa ni un Mundial. Pero lo que tengo cada día más claro es que con Luis Aragonés, tampoco. Y entre uno y otro, creo que está claro quién ha hecho más méritos con la camiseta nacional. Raúl siempre nos calla. Que tiemble Luis.

viernes, octubre 05, 2007

¿Hasta cuándo?

  • ¿Hasta cuándo los partidos políticos van a seguir metiendo mano en el Logroñés?
  • ¿Hasta cuándo tendremos que soportar convenios mal redactados?
  • ¿Hasta cuándo Las Gaunas no será sólo el campo de fútbol del Logroñés?
  • ¿Hasta cuándo el concejal y primer teniente de alcalde, Ángel Varea, seguirá siendo un kamikaze político con el Logroñés como populista bandera?
  • ¿Hasta cuándo existirá la rumorología del tipo 'Hortelano quiere vender el Logroñés'?
  • ¿Hasta cuándo tendremos que hablar de cosas que no son fútbol al referirnos al Logroñés?
  • ¿Hasta cuándo habrá intereses políticos oscuros en el Partido Popular en contra del Logroñés?
  • ¿Hasta cuándo se estarán riendo de nosotros?
  • ¿Hasta cuándo estaremos en el pozo?
  • ¿Hasta cuándo tendremos que esperar para que el Logroñés vuelva al fútbol profesional?
  • ¿Hasta cuándo llegará mi paciencia y resistiré en esta tierra?