lunes, marzo 17, 2008

Un punto de madurez

El CD Logroñés empata con el Valladolid B en un partido marcado por el arbitraje
El señor Juan Manuel Vico Moreno debe de ser un tipo con una gran confianza en sí mismo y en su vista. De los que no duda ni a la hora de elegir un modelo de coche. También debe de ser el típico que en Nochebuena, con la familia, cuenta los mejores chascarrillos. De esas personas que gozan cuando las miradas se posan sobre él. Y si no es así, al menos ayer, vestido de árbitro en Las Gaunas, lo pareció. Fue uno de esos trencillas que terminan por sacar de quicio a todo el mundo, locales, visitantes, aficionados y ayer hasta a los fotógrafos.
Seguir leyendo

1 comentario:

Contri dijo...

Gran crónica José Luis, ojalá algún día puedas prestar tu pluma al Logroñés en mejores situaciones... aunque me da que es muy difícil.